19 de noviembre de 2014

Beato JACOBO BENFATTI. M. 1338.


Martirologio Romano: En Mantua, de la Lombardía, beato Jacobo Benfatti, obispo, de la Orden de Predicadores, que además de apaciguar las disensiones en la ciudad, alivió al pueblo asolado por la peste y el hambre.

Natural de Mantua, de noble familia. Dominico. Se doctoró en Teología en la universidad de París. Consejero del cardenal Nicolás Boccasino (luego papa el beato Benedicto XI), que lo hizo obispo de Mantua. 
Su episcopado duró 28 años y estuvo entregado a la caridad hacia los más deprimidos, especialmente los apestados, de manera que se mereció el título de "padre de los pobres". Con su elevada altura moral, su sabiduría, su conocimiento de los hombres, el obispo Benfatti podría haber ejercido au ascendencia en los círculos diplomáticos e incluso políticos, de los cuales, sin embargo, no quiso aprovecharse. Por el contrario, se mantuvo deliberadamente fuera de las cuestiones más espinosas de la época, y especialmente de las amargas disputas que dividían a las principales ciudades italianas, y que podrían atribuirse, en esencia, el contraste entre la antigua aristocracia y la nueva burguesía. 
Las crónicas de la época hablan también, por supuesto, de sus actividades oficiales, tales como la presencia en la coronación de Enrique VII en Milán, o la participación en el Concilio de Vienne, en Francia. Pero la sustancia de su episcopado, fue especialmente la caridad, que le ganó el afecto de la gente en vida. Está enterrado en la catedral mantovana.