12 de agosto de 2015

San JAENBERT. M. 792.

Catedral de Canterbury

Nació en Inglaterra. En el 760 fue nombrado abad del monasterio de San Agustín de Canterbury, sucediendo al difunto Aldhun. Cuatro años después después, en el 764, el arzobispo san Bregwino murió y fue sepultado en Christo Church, esto trajo muchas polémicas, ya que el monasterio de San Agustín tenía el privilegio de custodiar los restos de los reyes y de los arzobispos, por esto Jaenbert, como abad protestó ante Roma; entonces los monjes de Christ Church para bloquear el recurso, lo eligieron arzobispo de Canterbury.  
La fecha de su consagración es el 2 de febrero del 765, ceremonia oficiada por Egbert, arzobispo de York. No hay muchas noticias sobre sus primeros años de episcopado, que duró 26 años, pero es cierto que el prestigio de la sede de Canterbury era muy importante en aquel tiempo, sobre todo a raíz de la situación política de Kent, que veía contrapuestos los intereses de los sajones occidentales y orientales y de los de Mercia. 
Probablemente fue en este periodo que los arzobispos de Canterbury adquirieron el derecho de acuñar moneda, ya que Jaenbert fue el primer arzobispo del que se conservan monedas. Está documentado que en el 767, Jaenbert recibió el palio como arzobispo del papa san Pablo I y con esta dignidad pudo consagrar a los obispos Ethelbert de Yor, san Alcmondo de Hexham y  Ceolwuff de Lindsey. 
Entretanto en los años siguientes en Mercia (uno de los siete reinos de la Eptarquía fundados por los anglosajones en la segunda mitad del siglo V), se fue afirmando la autoridad del rey Offa, el cual después de la victoria de su ejército sobre el de Kent, comenzó una política que buscaba eliminar la dependencia de la sede episcopal de Mercia de aquella de Kent, y así poderla controlar directamente. Además parece que Jaenbert apoyó a Eadbert Praen, oponente de Offa, y éste sospechaba que nuestro arzobispo era cómplice de los sajones occidentales de Kent ya que había pedido la intervención de Carlomagno, con lo cual la relación entre los dos soberanos no era de confianza.
El rey Offa se movió contra Jaenbert, pidiendo a Roma la separación de Mercia de Canterbury y el palio de arzobispo para Higbert, obispo de Lichfield, la capital; el Papa envió dos legados pontificios: Jorge y Teofilacto en el 786 y el 787 para dirimir la cuestión. Después de escuchar a los interesados, los legados propusieron una serie de concilios provinciales, el de Canterbury se celebró en el 787 con la participación de 12 obispos y del mismo Offa y sus dignatarios; el arzobispo Jaenbert, también participante, tuvo que aceptar ceder parte de su territoro, mientras Higbert fue arzobispo y Egfrid, hijo de Offa, fue consagrado rey.
Higbert recibió el palio solo en el 788, año, en el que algunos documentos, su nombre aparece con el título de arzobispo, igual en dignidad que Jaenbert, pero inferior por la ancianidad. Según los estudiosos de la historia inglesa, a la sede de Canterbury le fue segregada la de Worcester, Leicester, Sidnacester, Hereford, Elmham e Dunwich. 
Jaenbert murió en Canterbury y su cuerpo, en 1091, fue trasladado junto al de san Agustín de Canterbury a la sala capitular de la iglesia de la abadía omónima. No hay un reconocimiento de su santidad por parte del Martirologio Romano pero sí por el “Martirologio de Usuardo” y también aparece en la relación de la Orden benedictina.