8 de agosto de 2015

Beato VLADIMIRO LASKOWSKI. (1886-1940).


Martirologio Romano: En la localidad de Gusen en Alemania, beato Vladimiro Laskowski, sacerdote y mártir, que, en tiempo de guerra, fue deportado por su fe en este campo de concentración y, cruelmente torturado, alcanzó la gloria del martirio

Nació en Rogozno, en el seno de una familia de clase media. Fue ordenado sacerdote en 1914. Fue sucesivamente vicario de las parroquias de Modrze, Ostrow, Wielkoposki y San Martín de Poznan. En 1917 fue designado secretario general de Cáritas. En 1923 fue nombrado ecónomo del seminario diocesano y colaborador de la curia episcopal. En 1927 fue nombrado comendatario de Lwówek y en 1930 arcipreste de dicho partido. Era una persona alegre y optimista, gran devoto de la Eucaristía y de la Cruz. 
Continuó en su destino cuando los alemanes invadieron Polonia y fue arrestado en 1940; durante un breve tiempo estuvo en la prisión de Poznan, y luego fue llevado al campo de concentración de Dachau, y después al de Gusen. Aceptó con ánimo los sufrimientos de su detención, recurriendo a la oración y procurando consolar a otros presos. Le propusieron quedarse en Dachau, pero prefirió ir con sus compañeros sacerdotes a Gusen, campo cuya dureza soportó muy poco tiempo. Las torturas que le infligieron acabaron pronto con su vida. Beatificado el 13 de junio de 1999 por san Juan Pablo II.