14 de agosto de 2015

Beato VICENTE RUBIOLS CASTELLÓ. (1874-1936).


Martirologio Romano: En la aldea de Picassent, en el territorio de Valencia, de España, beato Vicente Rubiols Castelló, presbítero y mártir, que, durante la persecución, dio testimonio de su fe en Cristo a través del martirio.

Nació en Gandía, Valencia. Estudió en el Seminario de Valencia y fue ordenado en 1894. Estuvo casi cuarenta años de párroco en La Pobla Llarga, sin ausentarse nunca de ella, pues solamente iba un día al año a Gandía para pasar la fiesta principal con sus familiares. Muy querido porque atendía a los enfermos dándoles limosnas.  
Instalado en febrero de 1936 el gobierno del Frente Popular, se vio obligado a dejar la parroquia, pero volvió en junio. No obstante, debió irse de nuevo, esta vez a Picanya, donde le sorprendió el 18 de julio, inicio de la Guerra Civil. Se comportó con mucha discreción y prudencia pero el día 14 de agosto fue arrestado por unos milicianos de La Pobla Llarga, que lo llevaron a la carretera de Valencia, y al llegar a la Torre de Espioca, término de Picassent, pararon el coche y lo hicieron bajar. Él vio cuál era la intención y les dijo: «Sólo lo siento porque vosotros, a quienes yo he bautizado, vais a hacer este crimen». Cuando dirigieron a él las armas gritó: «Viva Jesús sacramentado». Y fue fusilado. Lo registraron, lo dejaron en postura vergonzosa y lo abandonaron. A los tres días un vecino de su pueblo lo reconoció e hizo que lo enterraran. Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II en la ceremonia conjunta de los 233 mártires de la persecución religiosa en Valencia de los años 1936-1939.