17 de agosto de 2015

Beato ENRIQUE CANADELL QUINTANA. (1890-1936).


Martirologio Romano: En la ciudad de Castellfullit (Girona), beato Enrique (Enric) Canadell, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías y mártir, que, en tiempo de persecución, por ser sacerdote fue llevado al glorioso martirio.

Nació en Olot, Gerona. Profesó en 1907, en Moia, como escolapio. Fue ordenado sacerdote en Lérida en 1913. Ejerció su ministerio en los colegios de Mataró, Balaguer, Barcelona-Nuestra Señora y en Bacelona-San Antón. Fue un hombre de profunda piedad, fiel y de gran devoción a la Eucaristía. Era predicadr de palabra fácil, lleno de celo. 
En 1936 se encontraba en Barcelona, en el Colegio de Nuestra Señora de las Escuelas Pías, como vicerretor, secretario y profesor. El día 20 de julio tuvo que dejar el colegio y se refugió en una familia amiga, pero viendo que ponía esta casa en peligro decidió marchar a Olot, logrando un salvoconducto por su condición de maestro y llegando a casa de su hermana con muchas cautelas. Dedicado a la oración y la lectura, y poniendo su vida en las manos de Dios, permaneció en esta casa hasta que en la noche del 17 de agosto registraron la casa y le interrogaron, y él reconoció que era religioso escolapio. Entonces los milicianos lo llevaron en un coche, lo maltrataron fuertemente para que dijera el paradero de sus hermanos sacerdotes y lo fusilaron en en un lugar llamado “Clot de Paretaire”, cerca de Castellflollit, Gerona. Parece que uno de los milicianos comentó que tuvieron que matarlo enseguida porque los estaba convenciendo. Juan Pablo II le beatificó el 1 de octubre de 1995 en el grupo de 13 escolapios martirizados en diversos días y en varios lugares en 1936.