20 de julio de 2015

Santa MARGARITA DE ANTIOQUÍA. M. 305/7.


Martirologio Romano: En Antioquía de Pisidia (actualmente, Yalvaç), santa Marina o Margarita, que es tradición que consagró su cuerpo a Cristo con su virginidad y con su martirio.

Se dice que era una muchacha de Antioquía de Pisidia, martirizada durante la persecución de Diocleciano. Esto es probablemente verdad. En su leyenda se dice que era hija de un sacerdote pagano de Antioquía de Pisidia, habría sido convertida por su nodriza quien la había puesto a cuidar ovejas. El gobernador Olibro, fue seducido por la belleza de la joven, pero como ella se negó a sus requiebros amorosos, fue encarcelada, y en la cárcel fue devorada por un dragón, al que venció con un crucifijo, antes de morir decapitada. Fue una de las más populares mártires, y su culto es muy antiguo. 
Se la llama Margarita en Occidente y Marina en Oriente. El pueblo cristiano la consideraba como uno de los «catorce santos auxiliadores» y su voz fue una de las que oyó santa Juana de Arco. Sus pretendidas reliquias fueron robadas de Antioquía el año 908 y transportadas a San Pietro in Valle, junto al Lago de Bolsena. En 1145, fueron trasladadas a Montefiascone y, en 1213, Venecia recibió una parte de ellas. En muchos sitios de Europa se muestran actualmente sus reliquias.