18 de julio de 2015

San RUFILO DE FORLIMPÓPOLI. (292-382). 


Martirologio Romano: En la ciudad de Forlimpopoli, en la Emilia, san Rufilo, obispo, que parece haber sido el primero que gobernó esta Iglesia, desde la que ganó para Cristo a la gente de los alrededores.

Las noticias que se tienen del primer obispo de Forlimpópoli (Forlì), san Rufilo, nos llegan de tardías fuentes literarias que además no gozan de la certeza histórica, en cambio los testimonios sobre su culto en toda la Emilia Romagna, es signo de su existencia y de la veneración recibida durante siglos.
Un antiguo sermón del siglo XI, que se lee en el día de su fiesta, escrito en buen latín, nos da alguna información sobre este santo que estuvo dotado de las virtudes propias de un obispo. Se dice que nació en Atenas y fue consagrado obispo por el papa san Silvestre en el 330. Este relato cuenta la leyenda, muy repetida entre los santos del medioevo, que entre san Mercurial, obispo de Forlì, y él liberaron a la ciudad de Forlimpópoli de la presencia de un terrible dragón que derramaba la peste en la zona.
Con los obispos de la región se dedicó a refutar la herejía arriana y por documentos que nos hablan de estos obispos, san Rufilo, ejerció su ministerio episcopal en la primera mitad del siglo V. Murió en su sede. San Pedro Damián, en el sermón que predicó en su honor, nos ha dejado su testamento espiritual: “Todo lo que cada unos gastamos amando al prójimo lo gasta para él mismo. Guardaos, queridísimos, de las riñas, amad la paz, sed testigos de la caridad, para que vestidos con estos ornamentos, os podáis presentar serenos ante la potestad del Sumo Juez”. 
Sus reliquias, cuando se destruyó la ciudad en el 1362, por la tropas güelfas del cardenal Gil de Albornóz, fuera trasladadas a la iglesia de Santiago de Forlì. En 1964, regresaron a la colegiata de Forlimpópoli.