25 de julio de 2015

Beatos PEDRO LARGO REDONDO, FÉLIX UGALDE IZURZUN y BENITO SOLANA RUIZ. M. 1936. 


Martirologio RomanoEn Urda en la provincia de Toledo en España, beatos mártires Pedro Largo Redondo, sacerdote, Félix Ugalde Izurzun y Benito Solana Ruiz, religiosos de la Congregación de la Pasión, que, fusilados por su fe cristiana durante la gran persecución, fueron coronados con la palma del martirio

Pedro del Sagrado Corazón Largo nació en 1907 en Alba de los Cardaños (Palencia), en el seno de una humilde familia campesina. En 1922 ingresó en los pasionistas de Corella (Navarra). Tenía un genio fuerte y una inteligencia bastante pobre, pero gozaba de una fuerte voluntad que le hizo salir a delante y poder ordenarse sacerdote en 1932 en Zaragoza. Añoraba marcharse a América pero su destino fue el servicio militar en Melilla como ayudante del capellán militar y de allí, cuando terminó su servicio, en 1935, marchó a Daimiel.
Religioso muy humilde, sencillo, trabajador y amantísimo de su vocación. Tenía 13 años de profesión religiosa. Fue fusilado en Urda (Toledo).

Félix de las Cinco Llagas Ugalde nació en Mendigorría (Navarra) en 1915. Se ha escrito de él: "Fue bueno de niño, un santo en flor de novicio y de estudiante templó su espíritu en la gran lucha por Cristo". Ingresó en el noviciado pasionista de Corella (Navarra) en 1932. De conciencia delicada, observaba con cuidado hasta los mínimos detalles. Tenía 3 años de profesión religiosa  con el fin de terminar pronto el noviciado y ser sacerdote pasionista. Fue fusilado en Urda (Toledo).

Benito de la Virgen del Villar Solana nació en 1898 en Cintruénigo (Navarra) y era hijo del carpintero del pueblo. A pesar de la oposición de sus padres ingresó en el noviciado pasionista de Corella (Navarra) en 1913. Tuvo dificultades con los estudios y por ello pidió ser solamente hermano. En 1914 fue destinado a Daimiel como cocinero y sastre; luego pasó a Santa Clara (Cuba) en 1919, también como sastre y portero; en 1922, nos lo encontramos en Tacubaya en Méjico y, cuando se inició la persecución religiosa, huyó del país, y fue trasladado a Daimiel, y de allí a Zaragoza, como enfermero y sastre. Durante varios años sufrió molestias reumáticas que soportó con paciencia. Después fue destinado a Valencia como hermano postulante de puerta en puerta, oficio que desempeñó en grado heróico por las dificultades que desentrañaba. 
En 1936 fue destinado a la casa de Daimiel (Guadalajara). Ejercitaba con todos, especialmente con los enfermos, una gran caridad. Desde hacía tiempo deseaba ardientemente el martirio. Tenía 22 de profesión religiosa como pasionista, y era hermano coadjutor, cuando fue fusilado en Urda (Toledo).