18 de julio de 2015

Beato JUAN BAUTISTA DE BRUSELAS. (1734-1794).


Martirologio Romano: Cerca de Rochefort, en la costa de Francia, beato Juan Bautista de Bruselas, presbítero de Limoges y mártir, que durante la Revolución Francesa fue apresado en una nave destinada al traslado de esclavos, en la que, consumido de miseria y atacado por la peste, descansó en el Señor.

Desfile de sacerdotes deportados en Rochefort
Nació en Saint-Leonard (Haute Vienne). Fue ordenado sacerdote en 1758, y fue vicario de las parroquias de Grandbourg, Montbrun y Saint-Leonard, de cuya iglesia colegial llega a ser canónigo, cargo que ejerció simultaneamente con el de vicario de Saint-Fiacre en la iglesia de Saint-Etienne de la misma población.
Llegada la Revolución, rehusó prestar los juramentos que se le exigían y sigue viviendo en Saint-Leonard, donde fue arrestado con uno de sus hermanos a fines de 1792 y, llevado a Limoges, fue encerrado en el exconvento de La Règle, donde su condiciones de habitabilidad le dañaron su salud. Sus compañeros de prisión lo eligieron superior, es decir, el encargado de denunciar las faltas de limpieza o adecuación al reglamento vigente, y al no hacerlo se le impuso el castigo de un mes en la casa de arresto (del 14 de septiembre al 15 de octubre de 1793), siendo otra vez llevado luego a La Règle.
Aunque en febrero de 1794, por sus enfermedades y achaques, se le dispensó de la deportación, un mes más tarde se le obligó a marchar con el segundo convoy para Rochefort. Allí estaba el 13 de abril cuando se le hizo un registro a bordo de “Le Borée” y le llevaron luego a “Les Deux Associés”. Él y su hermano se dedicaron a transcribir, según recordaban, los oficios litúrgicos. El documento aún se conserva. Persona culta y sacerdote celoso, que había cumplido con notable entrega sus deberes sacerdotales, murió de escorbuto, siendo enterrado en la isla de Aix. Fue beatificado por SS. Juan Pablo II el 1 de octubre de 1995.