18 de julio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Helio de Capodistria. s. I. 
No se puede decir nada seguro sobre este santo. Quizás nació en Costabona, en la diócesis de Capodistria. Fue discípulo de san Hermágoras de Aquileya y diácono de san Nazario, protobispo de Capodistria. Murió después de haber edificado una iglesia en honor a María. Hacia el siglo XVII sus restos fueron situados bajo un altar en la cripta del coro de la catedral de Capodistria.

Santa Sinforosa y 7 compañeros M. 126/30.  
Martirologio Romano: En Roma en el noveno millar de la vía Tiburtina, conmemoración de los santos Sinforosa y siete compañeros, Crescente, Julián, Nemesio, Primitivo, Justino, Estacteo y Eugenio, mártires, que sufrieron el martirio con distintas formas de tortura, llegando así a ser hermanos en Cristo
Matrona romana. Esposa de san Getulio. Mártir en Tívoli, en la vía Tiburtina, según la leyenda, con sus siete hijos: Crescente, Julián, Nemesio, Primitivo, Justino, Estacteo y Eugenio, durante la persecución de Adriano. Dicen que todos se retiraron, junto con la madre viuda, a la ciudad de Tívoli, donde estuvieron escondidos en una cisterna seca, mientras arreciaba la persecución. Por fin cayeron en manos de sus enemigos, y Sinforosa no se dejó persuadir con promesas y amenazas para sacrificar a los ídolos, mandaron "darle muchas heridas en el rostro, colgarla de los cabellos y tenerla suspendida en el aire". Pero ella animaba a sus hijos a permanecer en la fe. Se le ató una piedra y se la arrojó al río Teverone, afluente del Tíber y sus hijos recibieron martirio al día siguiente. 
Aunque sus Actas de martirio no son auténticas, ya que parece una adaptación al martirio de los Macabeos. Sinforosa no era madre de siete hijos y estos siete mártires no eran hermanos, ni fueron martirizados juntos. Desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales.  

Santa Marina de Orense. (c.119 - 139). 
El antiguo Martirologio Romano dice que era un mártir de Orense, pero toda documentación al respecto se ha perdido.
Según la leyenda, Marina era una joven de Amphiloquia, lugar de Limia Baja, Orense, cuyo padre era capitán de una legión romana acampada en aquellos lugares. En casa tenían una nodriza cristiana que le enseñó a Marina la religión de Jesucristo. La joven iba creciendo en gracia y belleza. El capitán de las legiones romanas, Olibrio, la pretendió por esposa, pero ella se negó, porque no le interesaba. Como resultado de su negativa, fue denunciada por ser cristiana. La detuvieron, la torturaron y la condenaron a morir en un horno preparado al rojo vivo. La arrojaron al horno pero éste no se encendía y entonces sus jueces decidieron decapitarla. En el lugar donde cayó su cabeza, salió una fuente que todavía perdura: Santa Marina de Santas Aguas. Era hermana de santa Librada, y murió con 20 años. Su devoción la extendieron los peregrinos de Santiago de Compostela. Su leyenda se confunde con la de santa Margarita de Antioquía.

San Materno de Milán. M. 307. 
Martirologio Romano: En Milán, ciudad de la Liguria, san Materno, obispo, que, alcanzada la paz de la Iglesia, trasladó con gran solemnidad desde Lodi a esta ciudad los cuerpos de los mártires Nabor y Félix.
Ocupa la VIIª posición como obispo de Milán, sucesor inmediato de Mirocles. Le obligaron a ser obispo de Milán en el 295, por aclamación popular. Participó en los concilios de Roma del 313 y de Arles del 314. Erróneamente las antiguas Actas lo anteponen a Mirocles, situando su episcopado durante la persecución de Diocleciano y relacionándolo directamente con los mártires Nabor y Félix (de los que sólo trasladó sus cuerpos) Víctor, Fidel, Carpóforo y Alejandro.

San Emiliano de Durostoro. M. 362. 
Martirologio Romano: En Silistra en Mesia, hoy Bulgaria, san Emiliano, mártir, que, desobedeciendo los edictor de Juliano el Apóstata y las amenazas de su delegado Catulino, destruyó el altar de los ídolos impidiendo el sacrificio y, arrojado a un horno, recibió la palma del martirio
Soldado martirizado en Silistria en Bulgaria o en Mesia inferior (entre Bulgaria y Servia),  durante la persecución de Juliano el Apóstata. Fue martirizado por haber derribado los dioses, interrumpido los sacrificios, despreciando así al emperador y las amenazas de su vicario Catulino; fue arrojado a un horno encendido.  

Santa Teodosia de Constantinopla. M. 745. 
Martirologio Romano: En Constantinopla, santa Teodosia, monja, que sufrió el martirio por oponerse a que se tirase, como había ordenado el emperador León Isáurico, una imagen de Cristo desde lo alto de la llamada Puerta de Bronce.
Monja del monasterio de Anástasis en Constantinopla torturada y ejecutada por mandar a un grupo de hermanas religiosas que intentaron resistir con la fuerza a los soldados del emperador León el Isáurico, que habían sido enviados para destruir la imagen de Cristo, colocada en el ingreso de su monasterio y que intentaban tirarla desde lo alto de las Puertas de Bronce de la ciudad. Tiró la escalera del delegado imperial que iba a quitar la imagen. 

Santo Domingo Nicolás Dinh Dat. (1813-1839). 
Martirologio Romano: En la ciudad de Nam Dinh, en Tonquín, santo Domingo Nicolás Dinh Dat, mártir, que, siendo soldado, le forzaron a renunciar a la fe cristiana, consiguiendo, después de crueles tormentos, que pisase una cruz, pero inmediatamente se arrepintió y, devuelto lo que había recibido por apostatar, escribió al emperador Minh Mang pidiéndole que le juzgasen de nuevo como cristiano que era, a causa de lo cual murió estrangulado.
Laico vietnamita, era soldado. Fue obligado a renunciar de su fe católica pero después de haberlo drogado, pisó la cruz, pero arrepentido inmediatamente devolvió el dinero, precio de la apostasía, pidió al emperador Minh Manh que fuera juzgado inmediatamente como cristiano y murió decapitado en Nam-Dinh, después de haber soportado la cárcel durante un mes con la ganga al cuello que le impedía cualquier movimiento, expueto al sol y a los insectos y ademas apaleado cientos de veces. Fue canonizado el 19 de julio de 1988 por Juan Pablo II. 

Tarsicia MackivBeata. (1919-1944). 
Martirologio Romano: En la aldea de Krystonopil, en Ucrania, beata Tarsicia (Olga) Mackiv, vírgen de la Congregación de las Hermanas Siervas de María Inmaculada y mártir, que, en tiempo de guerra, consiguió ante sus perseguidores dos victorias: la de la virginidad y la del martirio.
Nació en Hodoriv (región de Lviv). En 1940 emitió la profesión religiosa en la Congregación de las Esclavas de María Inmaculada. 
A causa de los intensos bombardeos de las fuerzas soviéticas que se produjeron en 1944, las religiosas se escondieron en los sótanos de su convento de Krystonopol (Polonia). Mientras esperaba al capellán, un militar soviético llamó a la puerta del convento. Cuando Tarsicia abrió, el soldado le disparó a bocajarro y acabó con su vida. Al día siguiente el militar se presentó de nuevo en el convento, jactándose de haber asesinado a Tarsicia “porque era una religiosa católica”. Fue beatificada el 26 de junio de 2001 por san Juan Pablo II.