6 de julio de 2015

Beato AGUSTÍN JOSÉ DESGARDIN. (1750-1794). 


Martirologio Romano: Frente a la costa de Rochefort, en Francia, beato Agustín José (Elías) Desgardin, monje cisterciense y mártir, el cual, durante la Revolución Francesa, por odio a la religión fue sacado de su monasterio de Sept-Fonts y encerrado en una vieja nave, en la que se entregó al cuidado de sus compañeros enfermos, muriendo al enfermar también él

Las horas más oscuras de la revolución francesa para los sacerdotes y religiosos, considerados enemigos del pueblo, fueron rápidamente arrestados y amontonados en las cárceles de distintos departamentos, antes de ser conducidos -amenudo a marchas forzadas- hacia la costa, para ser deportados. Esta deportación para la Guayana para muchos de ellos no llegará nunca.  
En la primavera de 1794 habitaban en las fortificaciones de la Gironda o en las naves negreras, sobre todo en la "Deux Associés"  y en la "Washington", ancladas en la rada de la isla de Aix, cercana a Rochefort. Sobre estas naves, “los pontones”, las condiciones de vida eran tales que, en pocos meses dos tercios de los deportados encontraron la muerte: 547 muertos sobre 829. El gentío excesivo, las fumigaciones matutinas que envenenaban las bodegas en vez de purificarlas, la comida malsana e insuficiente y el tormento de los piojos hicieron de los pontones un verdadero infierno.
El golpe de estado del 9 Termidor dulcificará un poco aquello que se llamará “la guillotina seca”. Sobre la isla Madame se levantó un hospital de tiendas, donde murieron numerosos prisioneros.  
Fray Elías Desgardin, monje cisterciense y enfermero, expulsado del monasterio cisterciense de las Siete Fuentes durante la persecución religiosa, se trasladó con comunidad a Montluçon. El rechazo a prestar juramento constitucional causó la dispersión de los frailes. Fray Elías fue arrestado, encerrado en Moulins y conducido a Rochefort con el tercer convoy de deportados. Detenido sobre la nave con “Deux Associés”, se prodigó en la curación de los enfermos, fue amado y admirado por todos. Contagiado, murió con 44 años, mártir de la caridad y fue sepultado en la isla de Aix. Fue beatificado el 1 de octubre de 1995.