12 de junio de 2015

Santa CUNERA. s. IV.

(hol.: Cunera van Rhenen).

Es una santa que se dice que nació en Britania, pero es venerada en Holanda. Su vida está plagada de leyendas poco fiables. 
Esta leyenda tiene su origen alrededor del siglo IV d JC. Cunera, princesa de York, fue a principios del año 337 acompañando a santa Úrsula y 11.000 vírgenes, de peregrinación a Roma. En el camino de regreso, el barco en el que viajaban fue asaltado por los hunos que asesinaron de una manera brutal a todas las jóvenes. Sólo Cunera logra salir con vida, salvada por el rey Radbout, que la llevó con él a su castillo en Rhenen (Utrecht), donde llevó una vida religiosa y caritativa, ayudando a los necesitados. La admiración que todo el pueblo tuvo por ella provocó los celos de la esposa de Radbout, la reina Aldegonde, que después de varios intentos de desacreditarla ante el rey, tramó un plan para deshacerse de ella.
La historia comienza cuando Radbout y sus hombres salieron un día de caza,  ésta estranguló a Cunera con el chal que ésta había recibido de sus padres como regalo, y la enterró -junto con el chal- en los establos. Al regreso del rey y preguntar éste por Cunera, Aldegonde le dijo que regresó con sus padres. Mientras, los caballos se negaban a entrar en el establo. Rabbout se extrañó al ver en el interior la tierra movida y decide excavar en ese sitio. Una vez que hubieron removido la tierra encontraron el cuerpo de Cunera. Radbout descubrió el engaño y la terrible acción de su esposa y la castigó azotándola. Más tarde, Aldegonde, terminará loca tirándose desde el monte Grebbeberg. Cunera fue enterrada en un lugar que será más tarde conocido como “La colina de Cunera”.
Pasaron unos trescientos años después de su muerte los habitantes de Rhenen pidieron al obispo Willibrord que declarase santa a la joven. Según la historia, al abrir el sarcófago encontraron el cuerpo de Cunera y el chal intactos. En el año 694 el chal fue depositado en la iglesia Pieterskerk en Rhenen. Desde entonces fue venerado durante largo tiempo y atrajo a muchos peregrinos, convirtiéndose la ciudad en un lugar de peregrinación muy visitado. Con las ganancias de las indulgencias se construyó, alrededor del año 1500, la iglesia Cunerakerk.