2 de junio de 2015

San ERASMO DE FORMIA. M. c. 303.

(Arras, Elmo, Eramo, Ermo, Telmo)
Deseable, amable, encantador.

Martirologio Romano: En Formia, de la Campania, san Erasmo, obispo y mártir.

También se le conoce como “san Elmo”. Se dice que nació en Antioquía. Probable anacoreta y luego obispo de Antioquía en Siria, trasladado por un ángel a Iliria en Dalmacia; otros autores dicen que se trasladó al Líbano, al conocer la persecución de Diocleciano, donde llevó una vida ascética durante siete años marcada por prodigios y milagros. Aquí convirtió a muchos paganos, de vuelta a su diócesis fue capturado, pero de nuevo un ángel lo salvó y lo trasladó a Formia, en la Campania donde fue obispo. Vivió en Sirmio. Se le considera mártir, después de haber sufrido en los dos sitios; hay santorales que consideran que murió mártir en Campania, Italia después de que le hubiera hundido una lezna en cada una de las uñas de los dedos, y después fue quemado con aceite hirviendo. Se le ha unido a los ciclos narrativos de los santos mártires de Lentili, Alfio, Cirino y Filadelfo. Las terribles torturas que sufrió durante las persecuciones de Diocleciano y Maximino, hubiera bastado sólo una de ellas para matarlo, pero siempre salió ileso. 
Los napolitanos dicen que es el "San Telmo" patrón de los marinos porque mientras predicaba durante una tormenta, un rayo cayó cerca de él al tiempo que el cielo se mantenía límpido y calmo encima de su cabeza. Cuando los navegantes portugueses adoptaron al beato Pedro González como patrón, los «fuegos de san Telmo» se convirtieron en «luces de Pedro»; pero los marineros portugueses optaron por sostener que el beato Pedro había sido el verdadero san Telmo y siguieron llamando a los fuegos como siempre. Fue muy venerado en toda Europa como patrón de los marineros además de ostentar otros patronazgos. Desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales. Sus reliquias se veneran en Gaeta, Italia.