2 de junio de 2015

San EUGENIO I. Papa (655-657). M. 657.

Bien nacido. Casta noble.

Martirologio Romano: En Roma, en la basílica de San Pedro, san Eugenio I, papa, que fue sucesor de san Martín, mártir.

Nació en Roma; entró muy joven en el clero de la ciudad. Se distinguió por su dulzura y afabilidad, fue integro en todo aquello que se refería a la doctrina católica y autoridad de la Iglesia. Condenó el monotelísmo en un momento muy delicado de la iglesia que había provocado que el emperador, partidario de la herejía, capturase y desterrase a su predecesor san Martín I. Fue elegido por expresa voluntad del emperador Constante, un año antes de la muerte de Martín, mientras éste era conducido en cadenas a Constantinopla. El clero romano y el mismo Eugenio I no se opusieron a la voluntad de Constante, probablemente no por sumisión o miedo, sino por motivos de oportunidad. Tal vez no quería indisponer al emperador quien, por ejemplo, hubiera podido hacer elegir a un papa monotelita; o quizás dando muestras de condescendencia no se quiso comprometer aún más la ya precaria posición del papa Martín.
No hay duda de que la actitud de Eugenio fuera demasiado reverente y condescendiente, hasta tal punto que el "Liber pontificalis" le defino demasiado “benévolo, dulce y lleno de mansedumbre”. Se rescató hacia el final rechazando la epístola sinodal que le envió el patriarca Pedro, que contenía graves ambigüedades doctrinales en sentido monotelita, y negándose a suscribir una profesión de fe dictada por el mismo emperador. Antes bien, contestó a la provocación denunciando los abusos y las persecuciones que Martín había sufrido por parte de la Corte imperial, haciéndolos de público dominio.
El emperador estuvo dispuesto a invadir Italia y le amenazó con quemarlo vivo, pero el Islam se adelantó infligiendo a Bizancio un dura revés que hizo que Roma se salvara. Habría recibido el mismo trato que su antecesor si mientras tanto no hubiese muerto. Prescribió que los curas tuviesen que guardar castidad perpetua.