6 de mayo de 2015

San EADBERTO DE LINDISFARNE. M. 698.

(Edberto)
Glorioso, resplandor

Martirologio RomanoEn Lindisfarne, población de Northumbría, en Inglaterra, san Eadberto, obispo, sucesor de san Cutberto, que brilló por su conocimiento de las Escrituras, por su observancia de los preceptos divinos y, especialmente, por sus generosas limosnas.

Lo que sabemos de él nos los cuenta san Beda: "Hombre bien conocido por su entrega a Dios y su generosidad en las limosnas". Lo que se cabe con certeza es que estudió en Irlanda y que fue un excelente calígrafo y artista. Tardó tiempo en escribir e iluminar los Evangelios que pueden verse ahora en la Biblioteca Británica. Le dio a los Evangelios una presentación preciosa con sus dibujos y su letra atrayente y viva. Algunas de sus obras se encuentran en la actualidad fuera de Inglaterra, en Italia, en concreto. Hay en sus obras muchos elementos que pertenecen a la iglesia romana y a la irlandesa.
Sucesor de san Cutberto, en el 687, como abad mitrado de la isla de Lindisfarne y tuvo el mérito de ser el impulsor de la veneración a su predecesor y de sus reliquias, que trajeron mucha devoción entre los escoceses, la construcción de la ciudad de Durham, hasta que, durante el anglicanismo, fueron quemadas. Fue muy celebrado por su saber teológico y su vida de oración. Cada año, durante los once de su episcopado, se retiraba durante un tiempo para entregarse exclusivamente a la meditación y a la penitencia. Tenía tan buenas cualidades y dotes que la gente iba a hacerle consultas. Fue muy generoso con los marginados. Cuando murió, después de una larga enfermedad, se le sepultó, según su deseo, junto a san Cutberto.