10 de mayo de 2015

San AMALARIO FORTUNATO DE TRÉVERIS. (775 - 850/853).


Fundador de la ciencia litúrgica medieval y teólogo. Nació en los alrededores de Metz (Francia). Fue escolar de Alcuino en
Aquisgrán y en Tours. Nunca fue monje, pero después del 800 fue elegido abad comendador de Hornbach; en el 809-13 fue corepíscopo de Tréveris, con jurisdicción también fuera de la ciudad (en el 811, consagró la primera iglesia en Hamburgo). En el 813 fue legado de Carlomagno en Constantinopla; a su regreso, se retiró a Nonántola, pero participó en los concilios de Aquisgrán (816) y de París (825). Dirigió la diócesis de Lyon en el 825-38, durante la ausencia del arzobispo Agobardo, y quiso introducir su reforma litúrgica, pero fue perseguido por el diácono Floro y condenado por el concilio de Kiersy (838), sobre la base de una expresión “Triforme est corpus Christi”, a la que se le dio una interpretación tendenciosa. Se tiene noticias de sus viajes a Roma durante los pontificados de León III y Gregorio IV. Murió con fama de santidad en Metz. Fue sepultado en la iglesia de San Arnolfo. 
Se le identifica con Fortunato, arzobispo de Tréveris. El nombre de Fortunato sería un pseudónimo literario que añadió a su nombre. Ha habido una larga controversia, ya solucionada, de la creencia que hubo dos santos Amalario, uno arzobispo de Tréveris y el otro corepíscopo de Metz, y los dos liturgistas. Sus escritos teológicos se han perdido, pero su nombre está ligado a las obras de liturgia entre las que sobresale: “Liber officilis” o “De Officis ecclesiasticis”, enciclopedia en 4 volúmenes, dedicado a Ludovico Pío. “De Ordine antiphonarii”. Es celebrado por la Orden benedictina y la diócesis de Tréveris.