30 de mayo de 2015

Beatos GUILLERMO SCOTT y RICARDO NEWPORT. M. 1612.

(Mauro Scott. ing.: Willliam Scott). Que quiere proteger. Yelmo voluntarioso.
(Ricardo Smith. ing.: Richard Newport). Rico de fuerza. Firme gobernador

Martirologio RomanoEn la misma ciudad y treinta años después, reinando Jacobo I, beatos Guillermo Scott, de la Orden de San Benito, y Ricardo Newport, presbíteros y mártires, que por ser sacerdotes fueron estrangulados, aunque el segundo, como aún respiraba al terminar el suplicio, fue rematado a espada y descuartizado.

Guillermo Scott (1578 - 1612). Nació en Chigwell (Essex) en 1578, en el seno de una familia anglicana; estudió Derecho en el Trinity Hall en Cambridge, llegando a doctorarse en derecho en 1600. La lectura de obras católicas le llevó a la conversión; fue acogido en la Iglesia por el beato Juan Roberts, que lo envió a la abadía benedictina española de Sahagún. Aquí Guillermo se hizo monje en el 1604 y cambio su nombre por Mauro, después de recibir la ordenación sacerdotal en 1610 fue enviado como misionero a Inglaterra; poco después de su llegada al país asistió al martirio del beato Juan Roberts, el día 10 de diciembre de ese mismo año, y logró salvar sus reliquias. Pero tres días más tarde era arrestado, recluido en Newgate casi un año y liberado por intervención del embajador de Saboya bajo la pena de destierro. Pasó unos meses en el monasterio de Douai pero en la primavera de 1612 estaba otra vez en Inglaterra. Fue capturado en el camino a Londres y llevado a la cárcel. El 28 de mayo fue juzgado en Old Bailey y condenado a muerte.

Ricardo Newport (1572 - 1612). Nació en Harringworth o Peterborough. En 1595 llegó a Roma y solicitó ser admitido en el colegio inglés para ordenarse sacerdote, estudió para ser sacerdote en Roma, y fue ordenado en 1597. Permaneció en Roma tres años.
En 1602 marchó a su patria a trabajar como misionero y pudo hacerlo durante cuatro años con verdadero fruto espiritual. En 1606 fue arrestado y expulsado del país, al que regresó de nuevo tras haber estado en Roma, para pedir la gracia de poder continuar con la misión inglesa. Vuelto a Inglaterra fue de nuevo arrestado y exiliado, pero de nuevo volvió.
Su captura fue definitiva en 1611, y fue encerrado en la prisión de Newgate y junto al benedictino Mauro Scott fue procesado y condenado, estando el obispo anglicano de Londres en el tribunal. Ricardo reconoció que era sacerdote católico, pero negó que esto fuera un delito. Explicó que no podía prestar el juramento que se le pedía al rey, pero afirmó su lealtad al rey y al país. Fue ahorcado y descuartizado en Tyburn, Londres, por ser sacerdote católico. Fueron beatificados por SS Pío XI el 15 de diciembre de 1929.