14 de abril de 2015

San ANTONIO, JUAN DE VILNA y EUSTAQUIO. M. 1342.


Antes de bautizarse se llamaban Kukley, Milhey y Nizilo. Juan y Antonio eran funcionarios de la corte del Gran Duque de Lituania, Olgerd, en Vilna. Eran hermanos, y Eustaquio era su amigo. Predicaron el cristianismo cuando lo conocieron, con grandes dificultades en Lituania. Hicieron en secreto el catecumenado y recibieron el bautismo, sin comunicarlo a la Corte por el peligro que ello suponía para su vida. 
Pero había algunas costumbres, como el comer carne cualquier día del año, les pusieron en un aprieto. Juan y Antonio se negaron a comer carne los días de abstinencia, y Eustaquio se negó a pelearse al modo pagano. Fueron detenidos por cristianos, Juan fue débil y apostató, quedando por ello libre. Su debilidad fue afeada por los otros, y recapacitó y volvió a presentarse como cristiano. Su firme negativa a adorar a los dioses les llevó a la muerte, siendo ahorcados, (algunos autores afirman que fueron crucificados). Los dos hermanos murieron primero, y días después Eustaquio, que soportó pacientemente los tormentos, y finalmente ahorcado en el mismo árbol que sus compañeros. Según otros relatos, Eustaquio se hizo cristiano al ver su heroico coraje y también él fue martirizado por la fe. Son patrones de Vilna.