10 de abril de 2015

Beato MARCOS FANTUZZI DE BOLONIA. (1405-1479).

(Marco Fantucci).
Nacido en Marzo. Sublime en lo mandado. Referente a Marte

Martirologio RomanoEn Piacenza, en la región de Emilia-Romaña, beato Marcos Fantuzzi de Bolonia, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, preclaro por la prudencia y la predicación.


Pasotto nació en Bolonia. Su padre fue decapitado por participar en una conjuración contra el gobierno de la ciudad, de manera que su educación corrió por cuenta de la madre. Estudió Derecho, y luego después de una severa crisis religiosa, ingresó a los Frailes Menores en el convento de San Pablo en Monte aconsejado por su conciudadano el beato Jaime Primaticci. Este hecho y la distribución de sus bienes entre los pobres, causaron gran revuelo en Bolonia. En 1431, tomó el hábito religioso cambiando el nombre de bautismo por el Marcos. Se dedicó a un profundo estudio teológico: sus textos preferidos fueron las «Homilías» de san Juan Crisóstomo y de san León Magno, papa.
Ordenado sacerdote, fue un infatigable predicador, realizó una famosa predicación cuaresmal en San Petronio (1455), y se dedicó a la predicación popular inspirándose en grandes modelos de su tiempo, como por ejemplo santos Bernardino de Siena, Juan de Capistrano o Santiago de la Marca. Durante las solemnes predicaciones se empeñó firmemente en pacificar los ánimos, devolver la concordia a las ciudades divididas en facciones, promover la asistencia a los pobres y necesitados. Combatió los movimientos heréticos de los flagelantes y de los fratricelos, que en aquel tiempo se difundían en algunas zonas de Italia.
Fue un heraldo de la Palabra en muchos lugares de Italia, como Norcia, Mantova, Milán, Florence, Bolonia. Electo por tres ocasiones Vicario general de la Orden, trabajó con firmeza y caridad evangélica para salvaguardar el movimiento reformatorio franciscano visitando varios conventos en Europa, Oriente y Tierra Santa. En Bolonia promovió la fundación del Monasterio de Corpus Christi y el nacimiento del Monte de Piedad. Fue famoso por su elocuencia, caridad y prudencia. No eran tiempos fáciles para la Orden Franciscana, agitada por corrientes y tomas de posición internas no siempre ortodoxas. Precisamente en tales ocasiones Marcos demostró la capacidad de superior, uniendo la firmeza a la caridad. Durante el pontificado de Sixto IV se empeñó en impedir la unificación de las diversas familias franciscanas que este papa tenía intención de realizar. Esta enérgica oposición le creó gravísimas incomodidades, junto con graves acusaciones y contratiempos.
Murió en Piacenza, luego de su predicación cuaresmal, sus restos mortales se guardan en la iglesia de Santa María de Campagna. Pío IX aprobó su culto el 5 de marzo de 1868.