20 de marzo de 2015

San VULFRAMNO DE SENS. M. 720.

(Efrén de Abbeville, Vulfrán, Vulfrano, Wulfrano. fr.: Wulfran)
Lobo-cuervo

Martirologio Romano: En el monasterio de Fantenelle, en Neustria, sepultura de san Vulframno, quien, siendo monje, fue elegido obispo de Sens y se dedicó a evangelizar a los frisios. Finalmente, vuelto al citado monasterio, descansó allí en la paz del Señor.

Nació en Milly en Gâtinais. Era capellán de corte. Fue abad de la abadía benedictina de Fontenelle (Saint Wandrille), en Normandía y luego recibió la sede episcopal de Sens (693), que ocupó durante dos años y medio y desempeñó sus deberes episcopales devotamente por dos años y medio. Al cabo de ese breve tiempo renunció solemnemente, movido por el deseo de trabajar entre los paganos frisios.
Se asoció con el misionero inglés san Willibrordo para evangelizar durante varios años a Frisia. Como preparación para sus trabajos misionales, Wulfrano se retiró a la abadía de Fontenelle y ahí obtuvo monjes que lo ayudaron en su misión. Viajaron por mar y, después de desembarcar en Frieslandia (actual provincia al norte de Países Bajos), tuvieron éxito al convertir a gran número de gentes, incluyendo a uno de los hijos del rey Radbod, y lucharon para arrancar a los nativos de la práctica de los sacrificios humanos. Según la leyenda habría salvado a un ahorcado y a dos niños a quienes los paganos querían ahogar.  
Después de trabajar por varios años entre los frisios, san Vulfrano volvió a Fontenelle, donde murió y fue enterrado cerca de san Wandregisilo. Sus reliquias fueron trasladadas primero a Blandigny y después a Abbeville, donde son veneradas aún.