19 de marzo de 2015

Beato MARCELO CALLO. (1921-1945).

(Marcel Callo).
Dedicado a Marte. Martillo. Represor del mal.

Martirologio Romano: En Mauthausen, en Austria, beato Marcelo Callo, mártir, joven oriundo de la región francesa de Rennes, que en tiempo de guerra fue encarcelado en ese campo de concentración, donde con cristiano ardor confortaba en la fe a los compañeros de cautiverio agotados por los duros trabajos, motivo por el cual se le hizo morir en ese lugar de exterminio.

Nació en Rennes en el seno de una familia muy pobre. En 1934 comenzó a trabajar como tipógrafo. Fue modelo y ejemplo entre los Scouts, después en la Juventud Obrera Católica, donde realizó una gran labor de apostolado hasta llegar a la presidencia de su sección.
Durante la II Guerra Mundial, ocupada Francia, en 1943, como tantos jóvenes franceses fue enrolado en el STO ("Service du Travail Obligatoire") y fue enviado al campo de trabajos forzados en Zelha Mehis en Turingia, donde desarrolló un intenso apostolado en la clandestinidad, procurando ser útil a todos y a prestar cuantos servicios le eran posible. Fue detenido por colaborar con los sacerdotes para confortar a los deportados franceses y de ser "demasiado católico". Descubierto, fue enviado a la prisión de Gotha en 1944, donde permaneció por cinco meses, padeciendo indecibles sufrimientos físicos y morales, soportándolos con espíritu heroico en un continuo ascenso a la santidad.
En octubre de este año fue deportado al campo de concentración de Flossenburg y después al de Mauthausen donde animó a sus compañeros de cautiverio; murió de hambre y por las privaciones de todo género, por el demoledor trabajo y el aislamiento de no haber sabido más nada de su familia; pensaba en casarse con su novia. Fue beatificado por el papa Juan Pablo II el 4 de octubre de 1987.