19 de febrero de 2015

San BEATO DE LIÉBANA. M. 789.

(Beato de España, Vila).

Bienaventurado.

En el Martirologio Romano anterior al 2007 se decía: “En la región cántabra de Liébana, en Hispania, san Beato, presbítero y monje del monasterio de San Martín de Turieno, que defendió la fe contra la herejía adopcionista y escribió un célebre Comentario sobre el Apocalipsis”. 
Nació de Liébana (Asturias), en una de las familias más nobles de aquellas tierras. Hizo estudios eclesiásticos y se especializó en Sagradas Escrituras. Fue ordenado sacerdote y empezó a predicar el evangelio con gran entusiasmo. Fue abad del monasterio de Liébana.
Por aquellos días pululaba en España la herejía adopcionista, venida de Francia (de un tal Félix), y propagada por el obispo de Toledo, Elipando. Beato se unió al obispo de Osma, san Eterio y ambos lucharon con todas sus fuerzas contra los dos herejes. Los dos santos contestaron al obispo de Toledo con la Sagrada Escritura. La herejía consistía en afirmar que Cristo es sólo hijo adoptivo del Padre. El emperador Carlomagno reunió un concilio en Francfort. Allá se fueron Beato y san Eterio, y volvieron a España con la condena de los dos herejes. Elipando fue ejemplar después, porque reunió un concilio en Toledo y se arrepintió de sus antiguas doctrinas, pidió perdón y se reconcilió con la Iglesia. Beato se retiró al monasterio de Valcavado donde escribió su “Comentario al Apocalipsis”. Su nombre no figura en el Nuevo Martirologio Romano.