13 de febrero de 2015

San GILBERTO DE MEAUX. M. 1009.

Prenda esplendorosa. Voluntad fuerte


Martirologio Romano: En Meaux, en la Galia, san Gilberto, obispo.

Nacido en Vermandois, o quizás en Ham. Fue designado diácono por el obispo Ercanrando. Fue tan ejemplar en su ministerio, que a la muerte del obispo, en 995, estuvieron de acuerdo tanto el clero y el pueblo como el conde Odón para elegirle su sucesor. 43º Obispo de Jatinum y era la capital del pueblo de los meldi, de quienes tomaría el nombre esta capital, que pasó a llamarse Meldi, de donde derivaría el nombre de Meaux. La nueva dignidad y las responsabilidades de la diócesis no alteraron su bondad natural y su espíritu conciliador. Se distinguió también por su ciencia. Su firma se encuentra en dos documentos del rey Roberto el Piadoso: en el 998 en favor de san Denis, y en el 1003 en favor de san Pedro de Melun. En el 1005 donó a su capítulo las rentas de la abadía de San Rigomer, cerca de Meaux, participando así en esa importante evolución del estado canonical, cuya mesa se había vuelto cada vez más independiente de la del obispo. Asistió al concilio de Chelles en 1008. 
Murió el 13 de febrero de 1009, o tal vez del 1015, confortado por la presencia de dos obispos amigos: Leoterico de Sens y san Fulberto de Chartres. Fue objeto de culto en su catedral y sus reliquias tuvieron al menos dos traslaciones. En 1562 fueron profanadas por los hugonotes durante las guerras de religión, y sólo fueron recuperados unos pocos fragmentos. Su memoria se celebra en las diócesis de Soissons y Meaux. Tiene culto local.