12 de febrero de 2015

Beato TOMÁS HEMERFORD y compañeros. M. 1584.


Martirologio Romano: En Londres en Inglaterra, beatos mártires Tomás Hemerford, Jacobo Fenn, Juan Nutter, Juan Munden y Jorge Haydock, sacerdotes, que, como la reina Isabel I se arrogase el primado de las cuestiones espirituales, por mantener la fidelidad a la Iglesia de Roma fueron condenados a muerte y en Tyburn fueron descuartizados todavía vivos

Tomás Hemerford. (c.1534 -  1584). Nació en Dorsetshire en el seno de una familia católica; estudió Derecho en Oxford. Estudió para ser sacerdote en Reims, fue ordenado presbítero en el colegio inglés de Roma en el 1583. 
Al poco tiempo de regresar a Inglaterra, fue detenido y enviado a la cárcel londinense de Marshalsea y luego ahorcado y descuartizado en Tyburn, Londres.

Jacobo Fenn. (c.1535 - 1584). Natural de Montacute, Somerset (Inglaterra); estudió en Oxford, en el colegio Corpus Christi, cuando reinaba la reina María. Al subir al trono Isabel I, se negó a prestar juramento de supremacía real, lo que hizo que se le negara la graduación y fuera expulsado.
Volvió a su pueblo y contrajo matrimonio, ganándose la vida dando clases particulares. Dejó el pueblo cuando vio que podía haber un peligro para él al no asistir al culto anglicano; al quedar viudo estudió en Reims donde fue ordenado sacerdote en el 1580. 
Regresó a Inglaterra y durante un año estuvo ejerciendo su ministerio hasta que fue descubierto y arrestado y durante un tiempo fue enviado a la cárcel de Ilchester donde convivió con presos comunes, luego fue enviado a la cárcel londinense de Marshalsea, sin que los carceleros supieran su condición de sacerdote. Esto le permitió administrar los sacramentos a algunos presos e incluso celebrar la Eucaristía. También pudo recibir visitas con cierta libertad y hacer el bien a muchos con las limosnas que recibía.
Logró que se reconciliaran con la Iglesia algunos anglicanos. Fue descubierta su condición de sacerdote y cuatro años después fue ahorcado y descuartizado en Tyburn, Londres. Cuando era llevado al suplicio, su pequeña hija Francesca se adelantó hacía él llorando amargamente, y él con entereza y serenidad la consoló y la bendijo.

Juan Nutter. (c.1550 - 1584). Nació en Reedley Hallows, en Lancashire (Inglaterra);  fue miembro del Saint John's College de Cambridge; una vez graduado se hizo católico. Estudió para el sacerdocio en Reims, y fue ordenado en 1582. 
Al regresar a Inglaterra el viaje fue muy accidentado y le produjo una grave enfermedad, de la que intentó reponerse en el puerto de Dunwich (Suffolk), donde fue descubierto y encerrado en la cárcel londinense de Marshalsea. Su santidad, caridad y maneras francas le atrajeron el aprecio de los carceleros. Y su apostolado fue entre los presos, sosteniendo en la fe a los que eran católicos y convirtiendo a otros. Era hermano del también mártir beato Roberto Nutter. 
Junto con sus compañeros, sufrió interrogatorio, se mantuvieron firmes en su fe y fueron condenados a muerte por traidores a la reina. Fueron ahorcados y descuartizados en la plaza londinense de Tyburn.

Juan Munden(1543-1584). Nació en Coltely, Dorset, (Inglaterra); estudió en Oxford, pero fue expulsado cuando se supo que era católico. Fue profesor durante 14 años; después marchó a Reims y Roma para prepararse al sacerdocio y fue ordenado en el 1582. 
Regresó a Inglaterra y durante medio año pudo ejercer su ministerio. Denunciado por un abogado fue apresado en Hounslow Heath y enviado a Londres, donde sufrió malos tratos, interrogatorios y prisión en la Torre de Londres. 

Jorge Haydock. (1557-1584). Nació en Cottam Hall y decidió su vocación sacerdotal en vista de la situación religiosa de su país. Marchó a estudiar en los colegios ingleses de Douai y Roma; fue ordenado sacerdote en 1581 en Reims (Francia). 
Regresó a Inglaterra como misionero “seminarista”, como entonces se llamaban a los ingleses que salían de su país para estudiar en los seminarios católicos y luego regresar para convertir a sus paisanos. Llegó a Londres en 1582 pero pronto fue descubierto y encarcelado en la cárcel de Marshalsea, donde vivió en la oscuridad y la soledad durante un año y tres meses. Luego le aplicaron un régimen carcelario más suave y así tuvo la posibilidad de confortar y administrar los sacramentos con sus compañeros de prisión. Fue condenado a muerte por traidor junto con otros cuatro compañeros. Cuando los cinco condenados oyeron la sentencia, entonaron el Te Deum, agradeciendo a Dios el privilegio del martirio. Los cinco fueron ahorcados y descuartizados en Tyburn, Londres. Fueron beatificados el 15 de diciembre de 1929 por el Papa Pío XI.