6 de febrero de 2015

Beata MARIA TERESA BONZEL. (1830-1905).

(al.: Maria Theresia Bonzel).

Martirologio Romano: En Olpe, Alemania, beata María Teresa (Regina Christine Wilhelmine) Bonzel, virgen, fundadora de las Hermanas Pobres Franciscanas de la Adoración Perpetua de Olpe.

Regina Christine Wilhelmine Bonzel, nació en Olpe, Westfalia, Alemania. Desde muy temprana edad dejó ver su gran anhelo por seguir a Cristo y servir a los más necesitados; fruto de su formación en una vida de intensa oración y de su gran devoción a la Sagrada Eucaristía. Era consciente de las necesidades de la gente de su época. 
Debido a los cambios en la estructura social y por las políticas de salud en Alemania de mediados del siglo XIX, aumentó la pobreza y el número de niños desprotegidos. Ella quería servir a los pobres y pronto se encontró a un grupo de compañeras con intereses similares. El Obispo Konrad Martin le preguntó si había considerado el formar una Congregación. Después de un agitado periodo de discernimiento y de tratar de descifrar la voluntad de Dios para con ella, la Congregación de las Hermanas de San Francisco de la Adoración Perpetua en Olpe fue aprobada por la Iglesia el 20 de julio de 1863, al hacer sus votos, ella tomó el nombre de María Teresa.
El ministerio de las Hermanas es la educación de los niños y el cuidado de la salud. También realizaron diversas obras de caridad en respuesta a las necesidades de la época. El 25 de noviembre de 1875 las primeras hermanas fueron enviadas a América del Norte, debido a la "Kulturkampf" que limitaba su capacidad para prestar servicios en Alemania. En las nuevas fundaciones se comprometieron para apostolados similares. 
En el momento de su muerte alrededor de 1500 Hermanas estaban activas en sus ministerios y estaban entusiasmadas con sus ideales. Hoy las Hermanas están en Alemania, Estados Unidos, Filipinas y Brasil. 
El 6 de febrero 1905 la Madre María Teresa murió. El lema de su vida fue: “Todo lo que Dios quiera. Él guía, yo sigo”. Fue beatificada el 10 de noviembre de 2013 por el papa Francisco.