25 de enero de 2015

Santos PROYECTO y AMARINO. M. c. 676.


(Praejectus, Prisco, Priest, Pricio, Prest, Preils, Preyecto, Prefecto. fr.: Prix). Que progresa. Expósito.
(Mara, Marín, Marino, Amario). Que procede del mar, marino.

Martirologio Romano: En Clermont-Ferrand en la región de Aquitania, en Francia, santos Proyecto, obispo, y Amarino, hombre de Dios, ambos asesinados por los notables de la ciudad.  

Proyecto de Clermont-Ferrand era natural de la Auvernia (Francia). De cuando aun era diácono, se le atribuyen dos libros de historia de algunos santos de la región y que hoy han desaparecido. Obispo de Clermont-Ferrand (666), con la aprobación de Childerico II; allí edificó un hospital. Fue un gran admirador y promotor del monacato. Curó con su oración de fiebres malignas al rey Childelberto o Childerico II, al que civilizó y a san Amarino que fue su discípulo. 

Amarino fue ermitaño y apóstol de Sundgau, en el sur de Alsacia. Algunos autores lo hacen abad benedictino de un monasterio de los Vosgos. Visitó a san Proyecto, obispo de Clermont, en Auvernia. El valle de Saint-Amarin en Alsacia toma su nombre, porque allí estuvo retirado. 

Mártires en Volvic de Auvergueen, por unos malhechores, complices de un hombre cuyos crímenes había denunciado al rey Childerico. Los relatos legendarios sobre su martirio narran que su predicación parece que llegaba muy hondo, a tal punto que una conversa, de nombre Claudia, que tenía una hija, se conmovió tanto con la predicación del santo, que legó todos sus bienes a las obras de caridad del obispo, y al poco tiempo murió. Héctor, un noble local, ambicionando esa herencia, raptó a la hija de Claudia, y reclamó los bienes de la madre como si hubieran sido usurpados del patrimonio que, afirmanba él, le correspondía por su casamiento con la hija. El caso llegó al rey Childerico II, quien mandó a comparecer a san Proyecto en la corte.
El santo defendió la legitimidad del legado, y el verdadero carácter del "matrimonio" de Héctor, que no era tal sino un rapto, con tanta convicción, que el propio Héctor resultó apresado, juzgado y condenado por la ley, que se extendió hasta descubrir en toda la trama incluso un atentado al propio rey, por lo que Héctor fue ejecutado, y san Proyecto repuesto en su honor.
Volvía el santo de celebrar la pascua en la corte el año 676, y se detuvo en los Vosgos, en un pequeño monasterio donde estaba san Amarino, quizás como abad. Pero los parientes de Héctor le habían tendido una emboscada como venganza de sangre por la muerte del noble, y así, perdonando a sus enemigos -afirma el relato- murió por la espada junto a san Amarino, y la tradición añade un tercer "mártir", san Elide, que acolitaba en la misa, que no ha llegado, sin embargo, a quedar inscripto en el Martirologio actual (sí en el anterior).