17 de enero de 2015

San MARCELO DE DIE. M. 510.


Dedicado a Marte. Martillo. Represor del mal

Martirologio Romano: En la ciudad de Die, en la Galia Lugdunense (hoy Francia), san Marcelo, obispo, defensor de la ciudad, que, por haber mantenido la fe católica, fue desterrado por el rey arriano Eurico.

Nació en Aviñón fue educado por su hermano san Petronio, obispo de Die, que lo ordenó diácono y lo tuvo como su asistente durante diez años y a quién sucedió en la sede, recibiendo la ordenación episcopal de manos de san Mamerto, obispo de Vienne. Leoncio, arzobispo de Arles, vio esta ordenación como una usurpación de sus prerrogativas de arzobispo, y apeló al papa san Hilario. Este ordenó que la elección fuera confirmada por Leoncio, a cuya sede pertenecía la prerrogativa. Si alguna duda abrigaba Leoncio, los milagros realizados por Marcelo lo convencieron de que se trataba realmente de la voluntad de Dios.
Marcelo fue deportado a Arlés por orden del rey Eurico. Pero los sufrimientos no terminaron allí, sino que una vez vuelto a Die fue encarcelado por Gondebando, rey de los los Bourginenses, una población infectada de arrianismo. Murió el año 510, luego de un episcopado de unos 40 años, lleno de sufrimientos producidos por los arrianos. 
Su vida se encuentra en un documento tardio, escrita en el siglo IX por san Ulphino. Está inscripto en el Martirologio llamado "Jeronimiano". Es, junto con su hermano, patrono principal de la actual diócesis de Die.