5 de enero de 2015

San CONVOIÓN. (788-868).


(Conwoyón, Covoyón. fr.: Conwoïon).

Martirologio Romano: En Bretaña Menor, san Convoión, abad, fundador en Roten del monasterio de San Salvador, donde, bajo su dirección y siguiendo la Regla de san Benito, floreció un elevado número de monjes; pero destruido el cenobio por los normandos, fundó una nueva casa en Saint-Maixent-de-Plélan, en la que falleció ya octogenario.

Nació en Comblessac (Bretaña, Francia), en el seno de una familia noble y, entrado en el estado sacerdotal, gozó bien pronto de la estima del obispo de Vannes, que lo nombró su Archidiácono. 
Pero anhelando una mayor perfección, en el 832,  junto con otros cinco sacerdotes, renunció al cargo y se trasladó a Rodon (hoy Redon), siempre en la diócesis de Vannes, mediante una donación del noble Ratvili. No faltaron las dificultades, sobre todo por la falta de reglas: al principio Conwoyón se inclinaba por el sistema monástico irlandés, pero después, siguiendo el consejo de Gerfredo, un piadoso eremita llegado del monasterio de San Mauro en el Loira, escogió la regla benedictina.
En el 832, encontró otros obstáculos en la oposición del emperador Ludovico Pío, que no le concedía el reconocimiento a la fundación. Sin embargo Nomenoe, un funcionario imperial amigo suyo, consiguió en el 834 el reconocimiento para el monasterio llamado de Saint-Saviour en Redon (Bretaña) del que fue su primer abad.  Mientras tanto el número de discipulos había ido creciendo. 
En el 848, por una cuestión concerniente a unos obispos acusados de simonía, Conwoyón se trasladó a Roma a ver al papa León IV, pero su misión no tuvo gran éxito; sin embargo, retornó con algunas reliquias del papa san Marcelino donadas por León. 
Durante su mandato los monjes resplandecieron por su piedad y después de la destrucción del cenobio por los normandos, construyó en Saint-Maixent-de-Plélan un nuevo monasterio, en un terreno donado por el príncipe Salomón (854), y aquí murió octogenario. 
En seguida sus reliquias fueron trasladadas a Redon, donde fueron profanadas, como muchas otras, en 1793, en el contexto de la Revolución Francesa. La Congregación de Ritos, con decreto del 28 de abril de 1866, confirmó el culto local, para la diócesis de Rennes. En el calendario romano anterior su conmemoración se inscribía el 28 de diciembre, posiblemente la fecha de traslación de sus reliquias, aunque con la reforma del Martirologio del 2001 ha quedado fijada para el 5 de enero, día de su muerte.