19 de enero de 2015

San ARSENIO DE CORFÚ. M. 959.


Varón enérgico.

Martirologio Romano: En la isla de Corfú, en Grecia, san Arsenio, obispo, que fue un pastor completamente dedicado a su grey y asiduo en la oración nocturna.

Natural de Betania, junto a Jerusalén, de origen judío; vivió en tiempos del emperador Basilio I el Macedonio. Después de haber abrazado la vida monástica a la edad de doce años, completó sus estudios en Seleucia. Ordenado sacerdote, después de una visita a los lugares santos, se fue a Constantinopla con Trifón, que fue Patriarca en el 928, quien le dio algunas tareas en la diócesis. 
En el 933 Teofilacto, sucesor de Trifón, lo nombró primer obispo de Corfú. Sabemos tan solo que era muy asiduo a la oración, y que antiguamente en Corfú se mostraba la gruta donde, según la tradición, Arsenio acostumbraba retirarse y pasar las noches orando. Además de unas homilías se atribuye a Arsenio también un poema anacreóntico sobre el domingo de Pascua.
Marchó a Constantinopla para defender ante el emperador Constantino VII Porfirogénito las razones de los notables de su isla; en el viaje de regresó enfermó gravemente y murió en Corinto. Su cuerpo fue trasladado a Corfú y enterrado en la iglesia de los Santos Pedro y Pablo. Lo más probable es que sus reliquias fueran robadas después por los marineros venecianos. La Iglesia latina y la griega celebran la fiesta de Arsenio el 19 de enero. Tiene culto local. Es el patrón principal de la isla de Corfú.