31 de enero de 2015

San AGUSTÍN PAK CHONG-WON y 5 compañeros. M. 1840.


Martirologio Romano: En Corea, santos mártires Agustín Pak Chong-won, catequista, junto con cinco compañeros, todos los cuales, por mantener fielmente la profesión de su fe cristiana, fueron decapitados después de sufrir diversos tormentos, glorificando así a Dios. Sus nombres son: santos Pedro Hong Pyong-ju, catequista; María Yi In-dog, virgen; Magdalena Son So-byog, Águeda Yi Kyong-i y Águeda Kwon Chin-i.

Agustín Pak Chong-won nació en Seúl (Corea) en 1793. Pertenecía a una familia de la capital de nivel medio; sin embargo, perdió a su padre de niño y cayó en la pobreza; en esas duras condiciones permaneció fiel a su fe cristiana: Con el paso del tiempo consideró un deber procurar no sólo la instrucción de los cristianos, por lo que llegó a ser un experto catequista, sino intentar llevar el bautismo a los infieles que estuvieran en peligro de muerte. Exhortaba a los cristianos que le rodeaban a que desarraigaran de su vida todo vicio y falta grave, aunque lo hacía con dulzura y delicadeza, de modo que aun aquellos a los que reconvenía lo escuchaban con buena disposición. Estaba casado con santa Bárbara Ko Suni, y el matrimonio vivía en la clandestinidad, entregado a confortar a los cristianos perseguidos y cautivos. Tenía 52 años. 

Pedro Hong Pyong-ju, nacido en Sosan, Chungcheong-do, en 1798, era otro catequista que se las arreglaba para acercarse a la cárcel a dar ánimos a los creyentes y, junto con su hermano Pablo Hong, arriesgaban su vida escondiendo a los misioneros y dando catequesis de forma clandestina. Tenía 41 años.
Pero fueron apresados, y durante seis sesiones de interrogatorio recibieron torturas tan horribles, que ya no eran capaces de utilizar por sí mismos las manos ni los pies. Luego de unos días fueron nuevamente torturados, y condenados a muerte. Bárbara murió el 29 de diciembre, pero Agustín deberá esperar aun un mes más. 

Junto a él da su testimonio cristiano Magdalena Son So-byog, de 38 años, nacida en Seúl y casada con el también mártir san Pedro Ch'oe Ch'Ang-hub.  

Águeda Yi Kyong-i, era una joven de 26 años que vivía con Magdalena Han Yong-i y Águeda Kwon Chin-i. Era muy religiosa.

Águeda Kwon Chin-i, tenía 20 años y era hija de la mártir santa Magdalena Han Yong-i. Era una persona muy religiosa.  
María Yi In-dog, tenía 22 años. Todos fueron martirizados en Dangkogae en Corea del Sur por confesar la fe en Cristo, el 31 de enero de 1840. 
Fueron canonizados por san Juan Pablo II el 6 de mayo de 1984.