11 de enero de 2015

Beato GUILLERMO CARTER. (1549-1584).


(ing.: William Carter).
Que quiere proteger. Yelmo voluntarioso.

Martirologio Romano: En Londres, en Inglaterra, beato Guillermo Carter, que estaba casado y, por haber publicado un tratado sobre el cisma, durante el reinado de Isabel I fue colgado y descuartizado en Tyburn.

Nació en Londres en el seno de una familia de comerciantes. Con 15 años comenzó a trabajar como aprendiz de John Cawood, impresor de la Reina, tarea que desempeñó durante diez años. Luego fue secretario de Nicholas Harpsfield, último archidiácono católico de Canterbury, que fue apresado. A la muerte de éste, se casó y puso una imprenta en Tower Hill, en la que imprimió libros católicos. 
En 1578, durante un mes, estuvo encarcelado preventivamente (en las costumbres de la época, esas prisiones preventivas eran más bien de advertencia), pero lo peor se desencadenó en 1580, cuando realizó una nueva edición de mil copias del "Tratado del Cisma", del Dr. Gregory Martin, que podía considerarse subversivo. Precisamente por esta obra Guillermo fue encarcelado en Gatehouse, y en 1582 fue trasladado a la Torre de Londres.
Permaneció en la Torre dos años, fue torturado en el potro, y finalmente en 1584 se celebró el juicio, en el que se le acusó por la impresión del libro de Martin, ya que un párrafo de la obra expresaba su confianza en el triunfo final de la fe católica, y de que la piadosa Judit conseguiría matar a Holofernes, lo que fue interpretado por los jueces como una incitación a asesinar a la Reina. Hay que reconocer que aunque en esta obra el párrafo podía tener un mero sentido retórico, de utilizar una metáfora tomada de la Biblia, abundaban en la época, dentro del campo católico, esas insinuaciones de que la verdadera solución al conflicto era matar a Isabel, así que había en el campo anglicano mucha preocupación con esa clase de textos.
Finalmente, fue condenado a la horca en Tyburn, lo que incluía el descuartizamiento y el reparto de restos, como advertencia, por toda la ciudad. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 22 de noviembre de 1987.