27 de diciembre de 2014

San JUAN "Evangelista". M. c. 100.


Martirologio Romano: Fiesta de san Juan, apóstol y evangelista, que, hijo de Zebedeo, fue junto a su hermano Santiago y a Pedro testigo de la transfiguración y de la pasión del Señor, del cual recibió estando al pie de la cruz a María como madre. En el evangelio y en otros escritos se manifiesta como teólogo, que, fue digno de contemplar la gloria del Verbo encarnado, anunció lo que vio con sus propios ojos


Natural de Galilea. Hijo de santa María Salomé y de Zebedeo (Mc 15, 40); el hijo del "Trueno" (Bonaerges). Hermano de Santiago "el Mayor". Era judío-palestinense. Pescador de profesión hasta que Cristo le llamó (Mc 1, 20). Fue quizás zelota; y de discípulo de san Juan Bautista (Jn 1, 39), que había señalado a Jesús como "cordero de Dios", pasó al seguimiento de Jesús con san Andrés, hasta convertirse en el discípulo "amado". Es más: fue partícipe de los secretos más íntimos, por haber recostado su cabeza en el pecho de Jesús y haber participado en los episodios más significativos: la resurrección de la hija de Jairo, la transfiguración, la agonía de Getsemaní (Mc 5, 37; 9, 2; 14, 33) y la crucifixión, a quién Jesús confió a su madre en la cruz (Jn 19, 26). Fue señalado, por el propio Cristo, después de la resurrección, como “testigo” de todas las cosas relativas al evangelio y su “autor”. Participó en el concilio de Jerusalén (Gél 2, 9). Junto con san Pedro fue a evangelizar Samaría (At 8, 14); estaba asimismo con él, cuando fue curado el cojo en la puerta del templo (At 3, 1-3). San Pablo lo nombra como "columna de la Iglesia" (Gél 2, 9). Junto a Pedro fue encarcelado y azotado. 
Escribió el cuarto Evangelio (destinado a demostrar la divinidad de Cristo), tres cartas canónicas y, según la tradición, el Apocalipsis. Según otras fuentes, que no son todas legendarias, vivió primero en Antioquía y después en Éfeso, donde vivió con María y donde se venera su tumba. Predicó el evangelio en Judea y Asia Menor; posteriormente habría ido a Roma, durante la persecución de Domiciano, donde fue inmerso en aceite hirviendo junto a la Puerta Latina (este hecho tiene una festividad en el calendario de la Iglesia, el 6 de Mayo), pero salió ileso; por fin habría sido deportado a Patmos, donde tuvo las visiones del Apocalipsis. Muerto Domiciano, fue autorizado a regresar a Éfeso, donde escribiría el cuarto Evangelio y moriría en tiempo de Trajano en Éfeso. 
Actualmente, algunos biblistas, sostienen, que no escribió nada, y que murió mártir, al mismo tiempo que su hermano, cerca del año 44. Patrón de Besançon, Lyon, Pesaro, Sicilia.... FIESTA.