5 de diciembre de 2014

San JUAN ALMOND. (1573-1612).


Martirologio Romano: En Londres, en Inglaterra, san Juan Almond, presbítero y mártir, que durante más de diez años ejercitó ocultamente la cura pastoral, hasta que, reinando Jacobo I, a causa de su sacerdocio fue ahorcado en Tyburn, no dejando de hacer limosnas incluso desde el patíbulo.

Nació en Allerton en Liverpool. Estudió en Much Woolton, y luego marchó a Irlanda, desde donde pasó a Reims y en Roma, donde tuvo una disputa teológica con el cardenal Baronio que quedó gratamente impresionado por los conocimientos de aquel joven inglés. Fue ordenado sacerdote en 1598 en Roma. 
Trabajó en la misión inglesa desde 1602 a 1612. Trabajó duramente en el campo apostólico, defendiendo la fe católica frente a las calumnias que circulaban contra ella. Su labor fue tan destacada que el gobierno ordenó su busca y captura que ocurrió en 1612, y encarcelado en Newgate, donde estuvo a pan y agua. Ministros anglicanos, así como el obispo de Londres, John King, intentaron polemizar con él, pero no consiguieron que desistiera de su fe.
Se le pidió que prestara juramento reconociendo la supremacía del rey Jacobo I, a lo que se negó en cuanto que el juramento implicaba la supremacía sobre la Iglesia. Llegado al patíbulo repartió todo lo que poseía entre los asistentes, incluyendo cuatro libras de plata. Y dijo: “Una hora sigue a la otra, y nunca tarda mucho en llegar la muerte. Pero propiamente no es muerte, es la puerta de la vida toda vez que nos lleva a la felicidad eterna”. Mientras lo ahorcaban no dejó de pronunciar el nombre de Jesús.