14 de diciembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:



Santa Dróside de Antioquía. s. III. 
Martirologio Romano: En Antioquía, en Siria, santa Dróside, mártir, que, como afirma san Juan Crisóstomo, fue quemada viva.
La noticia dedicada a ella en el códice griego “Coislin 223” de la Biblioteca Nacional de París tiene un parentesco evidente con la "Passio" siríaca conservada en un manuscrito del Sinaí del siglo VIlI. Según esta doble fuente, Droside, también llamada Anisia, era hija del emperador Trajano y se había unido a cinco mujeres pías antioquenas que salían por la noche para encontrar los cuerpos de los mártires cristianos y llevarlos en secreto a sus hogares. Denunciadas y detenidas, todas ellos murieron mártires, arrojadas en una caldera de agua hirviendo.
Lo fabuloso de esta leyenda no debería hacer poner en duda la existencia de una verdadera mártir llamada Droside: su culto, de hecho, se celebraba en Antioquía ya a finales de siglo IV, puesto que se nos ha conservado una homilía de San Juan Crisóstomo, que pronunció en la fiesta de la santa. En esta homilía, sin embargo, no se hace mención alguna del linaje imperial de Droside, ni de sus compañeros e incluso ni de la fecha del martirio. 
El Martirologio Romano anterior incluía aquí tres nombres, Druso, Zósimo y Teodoro, pero resultaron de una lectura errónea -que coincidía con el número de 3 compañeros del Martirologio Jeronimiano-, y no figuran ya en el actual.
ruinas de Alejandría

Santos Herón, Ateo, Isidoro y Dióscoro. M. 250. 
Martirologio Romano: En Alejandría, en Egipto, conmemoración de los santos Herón, Arsenio o Ateo e Isidoro, y el niño de doce años Dióscoro, mártires durante la persecución bajo Decio. Cuando el juez vio a los tres primeros fuertes en la fe y destrozados por los varios tormentos, los mandó quemar, pero a san Dióscoro, flagelado, le diferió la muerte.

martirio de san Tirso
Santos Tirso, Leucio, Calínico y compañeros. M. c. 252. 
Martirologio Romano: En Apolonia, de Bitinia, santos Tirso, Leucio, Calínico y compañeros, mártires, los cuales, según se dice, en tiempo del emperador Decio sufrieron el sacrificio.
Mártires en Apolonia en Frigia. Sus reliquias se llevaron a España y Francia, por ello en la liturgia mozárabe hay todo un oficio dedicado a Tirso que la leyenda le hace natural de Toledo; se dice que era catecúmeno y que asistió al martirio de san Leucio. Al ver la fortaleza de aquel hombre, le dice al prefecto Combricio: "¿Qué razón tienes para obligar a estos hombres a que den culto a unas estatuas muertas?". El gobernador dijo: "Ya veo que tu enfermedad es la misma que la de esos que se llaman cristianas"; después de someterlo a crueles torturas murió. 
tumba de san Pompeyo

San Pompeyo de Pavía. M. c. 290. 
Martirologio Romano: En Pavía, de la Liguria, san Pompeyo, obispo, el cual, por pocos pero pacíficos años, sucedió a san Siro, y descansó en el Señor.
Obispo de Pavía, que sucedió a san Siro de Pavía. Sabemos muy poco sobre él, sólo que su episcopado fue breve y pacífico. 

ruinas de Ascalón
Santos Ares, Promo y Elías. M. 309. 
Martirologio Romano: En Ascalón, en Palestina, santos Ares, Promo y Elías, mártires, los cuales, al querer marchar de Egipto a Cilicia para visitar y ayudar a los confesores de Cristo en la persecución desencadenada por el emperador Maximino, fueron apresados en Cesarea, les destrozaron los ojos y los pies, y fueron llevados a Ascalón por mandato del prefecto Firmiliano, donde Ares fue quemado vivo y los otros degollados, consumando así su martirio.
Forman parte de un grupo de cristianos egipcios que había socorrido a sus correligionarios deportados por el emperador Maximino Daya en Cilicia. Fueron sorprendidos en las puertas de Ascalón, mutilados y condenados a trabajar en las minas. Ares, Promo y Elías, en cambio fueron condenados a muerte: el primero quemado vivo y los otros dos decapitados.

San Viator de Bérgamo. M. 378. 
Según la tradición local, fue uno de los primeros obispos de Brescia y después de Bérgamo. Probablemente no fue nunca obispo de Brescia, sino solamente de Bérgamo (344-378).  

martirio de san Nicasio de Reims
Santos Nicasio, Eutropia, Florencio y Jucundo. M. c. 407. 
Martirologio Romano: En Reims en la Galia belgica, en la actual Francia, pasión de san Nicasio, obispo, que junto a su hermana Eutropia, virgen consagrada a Cristo, al diácono Florencio y a Jocundo fue ejecutado durante una incursión de algunos paganos delante de la puerta de la basílica por él fundada
Nicasio era obispo de Reims que, junto con su hermana Eutropia y el diácono Florencio y el lector Jucundo, más cierto número de clérigos y fieles de su diócesis, fueron martirizados por los vándalos en el 407 o por los hunos en el 451; la segunda hipótesis es la más verosímil. Patrón de Reims.  

tumba de san Matroniano
San Matroniano. s. V.
Nació en Milán y se hizo ermitaño en Milán.
Según la leyenda medieval, recogida por Galvano Fiamma en su “Chronicon maius” (de la primera mitad del siglo XIV), un tal Guillermo de Boccardi se fue de caza y pidió la bendición a san Ambrosio de Milán, que le pidió las primicias de la caza. Guillermo se adentró en el bosque, los perros se pararon ladrando en un determinado punto. Aquí, removida la tierra con la ayuda de campesinos, se encontró el cuerpo de un ermitaño que tenía encima un escrito indicando su nombre -Matroniano- y los particulares de su vida. Mientras Guillermo regresaba a Milán, los mensajeros se adelantaron a dar el anuncio del hallazgo a san Ambrosio, que con el clero y el pueblo fue al encuentro del cazador. El cortejo, con el cadáver, entró en la ciudad por la puerta Romana, pero al llegar a la basílica Apostolorum (hoy San Nazario) el carro que transportaba el ataud se paró y no se podía mover. Se interpretó el hecho como una señal del Cielo, y san Ambrosio hizo sepultar el cuerpo en aquella basílica. 

San Agnelo de Nápoles. M. c. 596. 
Martirologio Romano: En Nápoles, de la Campania, san Agnelo, abad del monasterio de san Gaudioso
Ingresó en el convento basiliano a los 15 años; se hizo ermitaño y luego fue nombrado abad de San Gaudioso (Nápoles). Es recordado como en siglos posteriores fue el gran defensor de Nápoles frente a los invasores sarracenos. Uno de los patrones de Nápoles. 

San Folcuino de Therouanne. M. 855. 
Martirologio Romano: En la región de Morinos, en la Galia septentrional, san Folcuino, obispo de Thérouanne.
Hijo de Jerónimo, hermano del rey Pipino. Obispo de Therouanne (Pass-de-Calais), en 817.