11 de diciembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:



Santos Victórico y Fusciano. M. c. 287. 
Martirologio Romano: En el territorio de Amiens en la Galia bélgica, hoy Francia, santos Victórico y Fusciano, mártires
Mártires junto con Genciano. Se les presenta -Victórico y Fusciano- como los primeros misioneros que trabajaron en la Galia, en la región de Picardía y apóstoles de la región de Morinie. Murieron mártires en Amiens después de que les hundieran hierros candentes en la nariz y la orejas y después fueron decapitados. Genciano parece que fue un anciano huésped que murió mientras intentaba protegerlos cuando fueron arrestados. Patrones de Sains (Somme) donde se venera su tumba. 

San Sabino de Piacenza. M. 420. 
Martirologio Romano: En Piacenza, san Sabino, obispo, que llamó a enteras muchedumbres a la fe en Cristo, instituyó monasterios para las vírgenes y luchó con coraje por la verdad nicena
Obispo de Piacenza durante 45 años. Intimo amigo de san Ambrosio que solía enviarle sus escritos para que se los revisase y aprobase. San Sabino asistió al Concilio de Aquileya contra los arrianos, en 381, y al Concilio de Milán contra Joviniano, nueve años más tarde. Cuando era diácono en Milán, en el 372, el papa san Dámaso lo envió a Antioquía, para solucionar el cisma de Melecio. San Gregorio nos ha transmitido la leyenda según la cual, san Sabino modificó el curso desastroso de una corriente, escribiendo una orden y arrojándola al río Po. Las aguas obedecieron volviendo a su cauce normal. Patrón de Piacenza. 

David de Himmerod. Beato. M. c. 1179. 
Martirologio Romano: En el monasterio de Himmerod cercano a Tréveris en Alemania, beato David, monje, que, débil de cuerpo, fue acogido en Claraval por san Bernardo, que lo envió con los cohermanos a Alemania para fundar un nuevo monasterio, donde día y noche atendió a la oración y a las buenas obras
Natural de Florencia, se hizo cisterciense en Claraval durante el gobierno de san Bernardo (1131), aunque era débil de curpo; en el 1134 fue enviado a Alemania como abad fundador de Himmerod, en la diócesis de Tréveris, y allí se entregó día y noche a la oración y a las buenas obras. Se dijo de él: “Su rostro brillaba de alegría como el de un santo; tenía el rostro de un hombre que se encamina a Jerusalén”.

María del Pilar Villalonga Villalba. Beata. (1891-1936). 
Martirologio Romano: En la localidad de El Saler cercana a Valencia en España, beata María del Pilar Villalonga Villalba, virgen y mártir, que, durante la persecución religiosa, siguió con su martirio las huellas de Cristo
Nació en Valencia, y era de salud débil. Se educó en el colegio de Jesús María. Era soltera y al morir su padre, se quedó en su casa ayudando a su madre y a sus siete hermanos. Era muy devota del Santísimo Sacramento, pertenecía a varias asociaciones eucarísticas y colaboraba en el apostolado eucarístico de la parroquia. Era miembro de la Acción Católica y de la Derecha Regional Valenciana, solamente para defender los derechos de los católicos. También pertenecía a las Conferencias de San Vicente de Paúl.
Producida la persecución, pudo esconderse pero no quiso, ofreciendose al Señor como víctima. Fue detenida por ser católica, y se entregó a la oración y animar a sus compañeros de prisión. Cuando se enteró de que había sido sentenciada al fusilamiento se puso la mejor ropa que tenía en su poder para ir al encuentro del Señor. Fue fusilada en las tapias del Patronato Álvarez de Burjassot.