21 de diciembre de 2014

Beato PEDRO FRIEDHOFEN. (1819-1860).


Martirologio Romano: En Coblenza, en Alemania, beato Pedro Friedhofen, religioso, que desempeñando el oficio de caminero, fundó después la Congregación de Hermanos de la Misericordia de María Auxiliadora, a causa de la cual sufrió plácidamente.

Nació en Weitersburg, cerca de Koblenz, Alemania. De familia muy pobre, se quedó huérfano cuando todavía era un niño, y para poder comer, junto con su hermano Jaime, hizo de barrendero. A los 26 años tuvo que dejar el trabajo a causa de su salud. Muerto su hermano, se hizo cargo de su cuñada y sus sobrinos, y volvió a hacer de barrendero. 
 En su juventud, estableció con esfuerzo un taller pero nuna olvidó destinar parte de sus ganancias para los más necesitados. Dios lo inspiró y en su afán de caridad y servicio, con varios jóvenes que compartían sus ideas, organizó la Cofradía de San Luis, siempre procurando ayudar a los más desposeidos. Poco después tomó los hábitos e hizo votos de castidad y pobreza. 
 Se distinguió por su ferviente devoción a la santísima Virgen, en su advocación de María Auxiliadora, a quien solicitaba protección. En 1852, fundó la Congregación de los Hermanos de la Misericordia de María Auxiliadora para el cuidado de los enfermos. Su congregación creció, aun con penurias, enfermedades que soportó con paciencia, y calumnias y envidias que toleró con valor hasta su muerte, acaecida en la sede de su fundación.
 Su obra se ha extendido en Europa, Malasia y Brasil con el apostolado a beneficio de los indigentes y los enfermos, para quienes se han fundado hospitales, clínicas de rehabilitación, hospicios, asilos y otros establecimientos como éstos. Fue beatificado por SS Juan Pablo II el 23 de junio de 1985.