2 de diciembre de 2014

Beato JUAN DE RUYSBROECK. (1293-1381).


Martirologio Romano: En el monasterio de Groenendaal en el territorio de Bruselas en Bélgica, beato Juan Ruysbroeck, sacerdote y canónigo regular, que expuso admirables enseñanzas sobre diversos grados de la vida espiritual


Nació en Ruysbroeck (Bélgica) en el seno de una piadosa familia. Pasó los años de su adolescencia al lado de un tío suyo (Juan Hinckaert), canónigo en la catedral de Santa Gúdula de Bruselas y, que influyó mucho en la educación de su sobrino. Estudió cuatro años en Bruselas, más que los estudios profanos le interesaron los de tema religioso. Siempre fue muy constante y llamó la atención de superiores y compañeros por su seriedad y profunda piedad. En 1317, fue ordenado sacerdote y fue nombrado coadjutor de la iglesia de Santa Gúdula en Bruselas, donde logró una canonjía. Juan, era sencillo, modesto, un poco desaliñado en el cuidado de su persona y muy dado a la soledad. Ejerció sus trabajos apostólicos y pastorales con toda naturalidad. Durante estos años empezó a escribir sus profundos tratados de vida espiritual: “El ornamento de los desposorios espirituales”; “El modelo de salvación”; “Los siete grados del amor”; “El reino de las almas que aman”. “El libro del tabernáculo espiritual”. Es un autor espiritual, obsesionado por la caridad. "Si un día estás en éxtasis, y ves que un hermano necesita un vaso de tila, deja el éxtasis y ve a llevarle la tila". Se le conoce como "Doctor Admirable". 
Durante este tiempo pululaba una herejía que dañaba enormemente a la ortodoxia cristiana: los Hermanos del Libre Espíritu. Eran herejías solapadas, bajo formas más o menos místicas, y las extendían los llamados "beguinos" y "beguardos" y que habían entrado en el cabildo de Santa Gúdula, y a pesar de sus esfuerzos no pudo hacer nada. Contra ellos, sobre todo contra los que no eran consecuentes, escribió Ruysbroeck. 
Estos peligros para la fe la vieron también otros sacerdotes y seglares cristianos que formaron una especie de Instituto o casa religiosa en el bosque de Groenendael, donde vivía un ermitaño llamado Lamberto, formaron una comunidad para Canónigos Regulares de San Agustín y, Juan fue su primer prior. Para llegar hasta aquí, Juan y sus compañeros dejaron su canonjías y todo lo que tenían. Aquí vivió 38 años entregado a la oración, al canto de la naturaleza, a las obras de caridad y al apostolado de la pluma. Desde entonces Groenendael fue el centro espiritual de la región. Juan gozó de muchas gracias místicas y arrobamientos, sobre todo las recibía mientras celebraba la Misa, hacia la que sentía un amor especial. Es uno de los grandes escritores místicos medievales. 
Los esfuerzos que se habían hecho para obtener su beatificación, tantas veces interrumpidos, fueron finalmente coronados por el éxito en 1908, ya que san Pío X confirmó el culto del beato y concedió la celebración de su fiesta a los canónigos regulares de Letrán y la diócesis de Malinas.