15 de diciembre de 2014

Beata MARÍA VICTORIA FORNARI. (1562-1617).


Martirologio Romano: En Génova, de la Liguria, beata María Victoria Fornari, que, habiendo quedado viuda, fundó la Orden de la Anunciación.

Nació en Génova y se casó con Ángelo Strata de la que tuvo seis hijos. En 1587, murió su marido y a pesar de sus hijos, María Victoria se sintió de repente sola y abandonada y pasó por una tremenda crisis, durante la cual pidió varias veces la muerte: una experiencia humana que después le ayudaría a comprender y a ayudar mejor a las jóvenes desorientadas por alguna amarga prueba; delante de una imagen de María, oyó una voz que le decía: "vive alegre y no temas nada... basta que desde ahora no pienses en otra cosa que en amar a Dios sobre todas las cosas". Para cortar cualquier propuesta de matrimonio, hizo privadamente voto de castidad, al que añadió de no vestir seda ni participar en fiestas de sociedad.
"Vivir alegre" fue desde entonces su lema que dedicó toda su vida a la educación y asistencia de los necesitados, dejando toda mundanidad. De sus hijos, cuatro, se hicieron religiosos y el menor murió a los diez años. Una vez libre de su responsabilidad de madre, fundó en 1604 una comunidad dedicada a la Virgen de la Anunciación, y se llamará Orden de las Anunciatas o Turquesas, por el color de sus hábitos; la nueva fundación esta dedicada a dar gracias a Dios por el beneficio de la Redención y honrar a María con el que el Verbo se había encarnado. La fundación no fue fácil, cuando vio que la Congregación estaba encaminada, renunció a toda carga de responsabilidad y se quedó como simple religiosa en obediencia a sus superiores que amenudo la agraviaron. Murió en Génova.