1 de diciembre de 2014

Beata CLEMENTINA NENGAPETA ANUARITE. (c.1939 - 1964).


Martirologio Romano: En Isiro, de la República Popular del Congo, beata Clementina Nengapeta Anuarite, virgen de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia y mártir, que, en la persecución que se desató durante la guerra civil fue apresada junto con otras religiosas, a las que exhortó a que vigilaran y oraran, resistiendo con gran fuerza la torpe pasión del capitán de los soldados, el cual, enfurecido, la mató a causa de Cristo, su Esposo.

Nació en Wamba, en la actual República Democrática del Congo, en el seno de una familia pagana. Se convirtió al cristianismo e ingresó, en 1956, en la Congregación indígena de la Sagrada Familia, pronunciando los votos en 1959. Dedicó varios años a la enseñanza en la escuela de la misión de Bafwabaka.
El drama que la llevaría al martirio estalló en 1964, en el contexto de la guerra civil congoleña que había causado tantos muertos entre los religiosos y religiosas que actuaban en el Alto Zaire, en Kiwu, Kasay y Katanga. Las religiosas presentes en Bafwabaka fueron deportadas por los simbas a Ibambi y después a Isiro. Aquí Clementina, capturada por rebeldes simba, fue salvajemente maltratada y asesinada por no sucumbir a las torpes pretensiones del comandante Pierre Olombe que intento violarla dos veces, y que Clementina perdonó antes de morir. Sus padres asistieron a su beatificación en Kinshasa, perdonando a su asesino. Es la primera congoleña elevada al honor de los altares.
El 15 de agosto de 1985, el Papa Juan Pablo II beatificó a la religiosa mártir, durante su segundo viaje apostólico al entonces Zaire. Es la primera congoleña elevada al honor de los altares.