11 de noviembre de 2014

San TEODORO "Estudita". (759-826).


Martirologio Romano: En Constantinopla, san Teodoro Estudita, abad, que hizo de su monasterio una escuela de sabios, de santos y de mártires, que murieron víctimas de las persecuciones promovidas por los iconoclastas. Fue tres veces expulsado al destierro, tuvo entrañable veneración por las tradiciones de los padres de la Iglesia y escribió tratados famosos sobre la fe católica, exponiendo la doctrina cristiana.

Nació en Constantinopla, en el seno de una rica familia y devota del culto de las imágenes (iconodula). Teodoro se hizo monje en el monasterio de Sakkudión en Bitinia; su tío era san Platón, abad de Sakkudion. Recibió la ordenación en el 787 y, en el 794, Platón renunció a su cargo como abad en su favor; pero la comunidad se vio envuelta en las luchas internas de la casa imperial, y como resultado la abadía fue cerrada y Teodoro exiliado a Tesalónica, ya que él se había opuesto al matrimonio ilegítimo del emperador Constantino VI y lo había excomulgado, asímismo había defendido el culto de las imagenes frente al patriarca san Tarasio. 
Después de la muerte del emperador, en el 797, fue reclamado y regresó con todos los honores, dejó Sakkudión, que había sido saqueada por los árabes, y se trasladó al monasterio de Studion en Costantinopla. La abadía de Studion que bajo el gobierno de Teodoro fue un centro de difusión del renacimiento monástico en todo el Oriente: su influencia llegó al monte Athos, Rusia, Rumanía y Bulgaria. 
El monasterio de Studion representa todo lo que dura en la observancia monástica: la oración, la pobreza, la vida común, la clausura, el estudio y el trabajo manual. La comunidad defendió el culto a las imágenes contra los emperadores iconoclastas y se opuso a toda forma de cesaropapísmo. El abad fue exiliado varias veces por esto; es uno de los grandes personajes de la historia del monacato; la austeridad y paciencia con las que soportó sufrimientos y persecuciones dan testimonio de su sinceridad y santidad. Escribió las célebres “Instituciones de la doctrina cristiana”, en defensa de fe católica. Murió exiliado en la isla de Prinkipo en medio del mar Mármara.