29 de noviembre de 2014

San SATURNINO DE TOULOUSE. M. c. 257.


Martirologio Romano: En Toulouse en la Galia narbonense, hoy en Francia, conmemoración de san Saturnino, obispo y mártir, que, como se narra, siempre en tiempos del emperador Decio, fue hecho prisionero por los paganos en una roca de esta ciudad y, precipitado por el precipicio, con la cabeza rota y el cuerpo despedazado rindió su alma a Cristo

Se sabe poco de él. Parece que era griego, de Patrás. Se piensa que el papa san Fabián lo envió de apóstol a las Galias como primer obispo de Toulouse hacia el año 245. 
Bautizó y convirtió en Pamplona a san Honorato, el cual se vinculó a él de una manera especial. También bautizó a san Honesto de Pamplona y le dio la misión de evangelizar España. Fundó con san Honesto el cristianismo en Pamplona. Entre los bautizados por Saturnino, estaba el senador Firmus, padre de Firminus, futuro san Fermín. Al conocer el martirio de su discípulo san Papoul, regresó a su sede de Toulouse para proseguir su labor. Llegó a situar la sede de las reuniones de los cristianos en una casa vecina al Capitolio de la ciudad. El culto pagano del Capitolio continuó resistiéndosele. Se impusieron edictos como el de Decio en el 250. 
Un día Saturnino pasó delante del Capitolio, en compañía de tres miembros de su clero, un grupo de idólatras se lanzó tumultuosamente sobre él, dejando escapar a sus compañeros. Hicieron subir a Saturnino hasta el altar del Capitolio y ante su negativa de adorar a los dioses, se le ató a un toro preparado para el sacrificio y murió mártir en Toulouse. Todo esto es una leyenda sin fundamento histórico, y quizás se refiera a otro Saturnino mártir en el Capitolio de Roma. Está enterrado en la basílica de Saint-Sernin de Toulouse. Patrón de Toulouse y San Sadurní de Noya.