7 de noviembre de 2014

San HIERÓN y compañeros. M. c. 300.


Martirologio Romano: En Melitene en la antigua Armenia, santos Hierón y muchísimos de sus compañeros, mártires

San Hierón
Es un grupo de 33 capadocios martirizados en Melitene  durante la persecución de Diocleciano. Según la leyenda creada en el siglo VII: los romanos en el 296 fueron derrotados por los persas y los emperadores Diocleciano y Maximiano quisieron que se reclutaran nuevos soldados para recomponer el ejército. Un funcionario imperial Agricolao, fue enviado a Capadocia para enrolar a la fuerza a todos los cristianos que no quisieran renunciar a su fe, pero al saber la noticia, todos los hombres válidos huyeron de la ciudad; Agricolao conocedor de la existencia de un viñador de nombre Hierón, envió a sus hombres para enrolarlo, pero él, dotado de una fuerza excepcional, se defendió bien y los soldados huyeron.
En un segundo intento los soldados lo sitiaron dentro de una gruta, donde se había refugiado con otros 32 compañeros, todo resultó en vano. Al final su hermano le convenció desistir y así Hierón y sus amigos se enrolaron en el ejército imperial y fueron enviados a Melitene en Armenia. Aquí Hierón tuvo un sueño en el que un anciano misterioso, lo animó a permanecer firme en la fe, porque le esperaba el martirio; advirtió de esto a sus compañeros cristianos y todos se propusieron no participar en el solemne sacrificio a los dioses, en el programa del día siguiente y en el que debían estar presentes todos los reclutas.
El relato está ambientado durante el Edicto de persecución imperial del 303 contra los cristianos... cada uno de los reclutas cristianos fueron interrogados por el Prefecto Lisias que intentó persuadirlos con lisonjas y amenazas, suplicios y latigazos; uno de ellos Víctor no resistió y renunció huyendo junto a otro; a Hierón le fue amputada la mano con la que había golpeado a los soldados romanos.
Al final los 31 arrestados fueron decapitados, estos eran sus nombres: Hierón, Mamantes, Nicandro, Esiquio, Baraco, Maximiano, Calínico, Atanasio, Teodoro, Ducecio, Eugenio, Teófilo, Valerio, Teódoto, Calímaco, Santico, Hilario, Gigancio, Longinos, Temelio, Eutiquio, Diodato, Castricio, Teógenes, Nicón, Teódulo, Bostriquio, Doroteo, Claudiano, Epifanio y Aniceto.