3 de noviembre de 2014

San ERMENGOL DE URGEL. M. 1025.


Martirologio Romano: En Urgel, en la región hispánica de Cataluña, san Ermengol o Ermengaudo, obispo, uno de los preclaros pastores que se cuidaron de restablecer la Iglesia en las tierras rescatadas del yugo de los sarracenos. Construyó un puente poniendo los materiales y su mano de obra, pero, resbalándose de lo alto, murió entre las piedras por fractura del cráneo.

Era hijo del conde de Urgel. Desde pequeño le pusieron los mejores maestros que había en el país. Estudió bellas artes, hizo la carrera eclesiástica y destacó por su piedad, sabiduría y bondad. Siendo muy joven fue nombrado arcediano de la catedral de Urgel.
Como obispo de Urgel restauró el obispado (966-1025), dio a sus canónigos una regla de vida basada en la de san Agustín. Previa aprobación del papa Sergio IV, permitió la vida en común de los religiosos adscritos a su diócesis. Gracias a su iniciativa se establecieron comunicaciones entre Urgel y Cerdaña. Impulsó el embellecimiento de los templos, y para ello, regaló de sus propios bienes, las propiedades que tenía en algunos condados. También trabajó para que la piedad de sus fieles fuera más viva, y se propuso hacer con todos una peregrinación a Santiago de Compostela. Pero ello no fue posible porque le sorprendió la muerte, mientras con sus propias manos construía un puente, para que los caminantes pudieran llegar con más facilidad a Urgel; mientras estaba trabajando sobre una viga, perdió el equilibrio y cayendo sobre una roca, se rompió la cabeza, otros autores dicen que se ahogó. Fue obispo de Urgel durante 59 años.