29 de noviembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Paramón y compañeros. M. 250.  
Es un grupo de 375 mártires venerados especialmente por los griegos; parece que fueron ejecutados en un solo día durante la persecución de Decio. 

San Filomeno. M. 275.
Martirologio Romano: En Ancira, de Galacia, san Filomeno, mártir, que en la persecución bajo el emperador Aureliano, y siendo prefecto Félix, después de arrojarlo al fuego le acribillaron manos, pies y cabeza con clavos y así consumó su martirio, según se refiere.
Fue martirizado en Ancira en Galacia durante la persecución de Aureliano, bajo mandato del procónsul Félix, que fue arrojado al fuego, después de que le clavaran las manos, los pies y la cabeza. 

San Saturnino de Cartago. M. 309.  
Martirologio Romano: En Roma, en el cementerio de Trasón, en la vía Salaria Nueva, san Saturnino de Cartago, mártir, quien, según refiere el papa san Dámaso, bajo el emperador Decio, por confesar a Cristo, en su misma patria fue atormentado en el potro y, expatriado a Roma, después de superar otros atroces tormentos, convirtió a la fe al tirano Graciano y alcanzó, decapitado, la corona del martirio.
Se piensa que Saturnino era un presbítero romano, aunque cartaginés de nacimiento y según, el papa san Dámaso, mereció ser ciudadano del cielo. Llegó a Roma, durante la persecución de Diocleciano, y fue condenado, junto a su diácono Sisinio a trabajos forzados y después martirizados y sepultados en el cementerio de San Trasón en la vía Salaria. 
En torno a él se originó una leyenda junto con otros mártires, como santos Largo y Esmaragdo, pero no tiene ningún fundamento. Desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales.   

San Jacobo de Sarug. (451-521). 
Martirologio Romano: En Sarug de Batnan, de Osrhoene, en Mesopotamia, san Jacobo, obispo, que ilustró con su fe purísima a esta Iglesia por medio de sus sermones, homilías y traducciones, y es reconocido por los sirios como doctor y columna de la Iglesia, junto con san Efrén.
Jacobo de Sarug es uno de los grandes Padres de la Iglesia siria. Nació en el distrito de Sarug, a orillas del Eufrates. Según la tradición, completó sus estudios teológicos en Edesa, donde recibió unos sólidos conocimientos lingüísticos, filosóficos y teológicos. A los 22 años de edad se hizo monje y eremita. 
No abundan los datos sobre su vida: en el año 502 es nombrado corepíscopo, oficio eclesiástico que ejercía una jurisdicción delegada del obispo. Durante esta época, visitó muchos monasterios ganándose la estima de monjes y eremitas. En el 519 fue consagrado obispo; y desde ese momento desarrolló un extensa labor pastoral hasta el momento de su muerte, acaecida dos años más tarde. Su fama de santidad lo hizo entrar en la liturgia y en el calendario de los santos. 
Jacobo de Sarug ha dejado una obra variada y abundante. Destacan los escritos en verso. Según algunos estudiosos, predicó unas 760 homilías, aunque sólo se han conservado la mitad y no todas han sido publicadas. 

San Brendano de Birr. M. c. 573. 
Contemporáneo de san Brendano el Viajero; fueron ambos discípulos de san Finiano de Clonard. En el 540, fundó el monasterio de Birr, en el condado de Offaly, del que fue abad. Fue gran amigo y consejero de san Columba, que en una visión vio su alma llevada al Paraíso por ángeles en el momento que Brendano moría.  

San Radbodo de Utrecht. M. 918.
Martirologio Romano: En Daventer, de Frisia, traslación de san Radbodo, obispo de Utrecht, pastor docto y prudente, que murió visitando a los campesinos.
Ahijado del último rey pagano de Frisia, fue obispo de Utrecht en el 900. Como todos sus predecesores habían sido monjes, también él se hizo benedictino y gobernó la catedral monástica como la diócesis. Murió en Deventer retirado como monje, mientras visitaba a unos campesinos.