12 de noviembre de 2014

Beato JUAN CINI "de la Paz". (1270-1340).


Martirologio Romano: En Pisa, de la Toscana, beato Juan Cini, apellidado “de Paz”, que pasó del servicio militar al servicio de Dios en la Tercera Orden de San Francisco.

Natural de Pisa. Contrajo matrimonio y fue soldado en la guera entre Pisa y Florencia. Tomó parte en el asesinato del arzobispo electo de la diócesis de Pisa, Mateo, lo que le valió la excomunión y la cárcel. Esta excomunión y la experiencia de la guerra, donde vio morir a tantos amigos, le llevaron a la conversión. 
Se hizo Terciario franciscano y se volcó en obras de penitencia y caridad. A partir de 1305 fue elegido en varias ocasiones presidente de la "Piadosa Casa de la Misericordia", cuya finalidad era hacer la caridad a los más pobres y necesitados, y a los peregrinos. Con el beato Juan dicha institución cobró nuevo impulso. Fue él quien inició la costumbre de llevar limosna de noche (alimento, ropa, dinero) a los pobres "vergonzantes", que jamás se atreverían a recibirla públicamente, a la luz del día.
Eso duró hasta que decidió retirarse a hacer vida eremítica en una celda junto a la Puerta de la Paz, de Pisa. De ahí le viene el nombre de "Juan de la Paz". A partir de entonces se dedicó, sobre todo, a hacer penitencia por los pecados de su vida pasada, y a pedir al Señor por la paz en su ciudad, tan agitada por las luchas de partido. El ejemplo de su austeridad, afabilidad y caridad atrajo a muchos, especialmente a jóvenes deseosos de imitarlo. Para ellos fundó la Congregación de los "Ermitaños Terciarios Franciscanos", llamados "Fraticelli", una congregación ya hace mucho que se extinguió. El obispo les entregó la ermita de Santa María de la Sambuca, que se convirtió pronto en un vivero de santidad, bajo la dirección del beato Juan.
También se le atribuye la fundación de la Compañía de Disciplinados de San Juan Evangelista, con sede en el oratorio de la Puerta de la Paz, donde Juan Cini pasó los últimos años de su vida, encerrado en una pequeña celda y recibiendo la comunión y el poco alimento que le daban de limosna, a través de una ventanilla estrella. Allí murió a los 70 años. Sus restos reposan en la iglesia de San Francisco de Pisa.
Aprobó su culto Pío IX el 10 de septiembre de 1857. Sin embargo, cuando se aprobó el culto se hablaba de que había muerto en el siglo XV, no en el XIV,. porque se había confundido al beato Juan con otro Juan de Pisa, un peletero casado que no es el beato que conmemoramos hoy, pero que ha dado lugar a que, incluso hoy, en muchas biografías estén mal consignadas las fechas (ver la obra de S. Barsotti -que fue quien descubrió la confusión-, «Pro memoria sul B. Giovanni della Pace», 1901).