24 de septiembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:



Santos Andoquio, Tirso y Félix. s. II.  
Martirologio Romano: En Seaulieu en el territorio de Autun en Francia, santos Andoquio, Tirso y Félix, mártires
Andoquio era presbítero y Tirso era diácono en Esmirna; fueron enviados a las Galias por san Policarpo; se establecieron en Autun donde convirtieron a su huésped, un rico mercader llamado Félix. Fueron martirizados juntos en Seaulieu, Autun (Borgoña) de donde son patronos. 
Su culto estuvo muy extendido en las Galias. Su vida es una leyenda sin fundamento conectada con la de san Andéolo. 

San Terencio. M. 251. 
Era natural de la Panonia (hoy Hungría). Para huir de las persecuciones llegó a las costas del mar Adriático en Italia. Fue ejecutado a causa de su fe cristiana en una localidad conocida como “agua mala”, junto a Pésaro, en las cercanías a Badía de San Tomaso en Foglia, en los límites entre Pésaro y Urbino. En este lugar hay un manantial de agua perenne sulfurosa, que nunca ha dejado de manar y que se conoce como “agua de san Terencio”, porque se piensa que aquí fue ejecutado el santo patrono, y su cuerpo arrojado en el cercano pozo de “agua mala”, que hoy no existe. Su cuerpo fue trasladado a la cripta de la catedral de Pésaro. Patrón de Pésaro.

San Rústico de Auvernia. M. 446. 
Martirologio Romano: En Auvernia, de Aquitania, san Rústico, obispo, que, siendo presbítero en la misma ciudad, asumió el obispado con gran aplauso del pueblo.
Sacerdote de Clermont, aceptó, con alegría del pueblo, el honor de ser nombrado obispo de Auvernia (hoy de Clermont) (426-446).  

San Lupo de Lyon. M. 528/42.
Martirologio Romano: En Lyon, en la Galia, san Lupo, obispo, que antes había vivido como anacoreta.
Obispo de Lyon. Sufrió mucho a causa de los desórdenes políticos que siguieron a la muerte del rey Segismundo de Burgundia. Se hizo anacoreta antes de ser obispo.  

San Isarno. M. 1043/8/9. 
Martirologio Romano: En Marsella, en la Provenza (hoy Francia), san Isarno, abad, renovador de la vida regular en el monasterio de San Víctor, siendo austero consigo y comprensivo y pacífico con los demás.
Nació en Toulouse. Ingresó en los benedictinos de la abadía de San Víctor de Marsella de donde fue abad; bajo su gobierno la abadía fue el centro de una congregación benedictina que tenía monasterios en el sur de Francia y en el noreste de España y renovó la disciplina regular en el monasterio. Fue famoso por su caridad especialmente con los criminales. Consiguió la liberación de los monjes de la abadía de Lérins apresados por los sarracenos. 

Guillermo Spenser y  Roberto Hardesty. Beatos. M. 1589. 
Martirologio Romano: En York en Inglaterra, beatos mártires Guillermo Spenser, sacerdote, y Roberto Hardesty, que, condenados a muerte bajo la reina Isabel I, el primero porque era sacerdote, el otro por que lo había hospedado, fueron colgados en el patíbulo
William Spenser nació en Ghisburn, Yorkshire, en el seno de una familia anglicana hacia el 1555. Estudió en el Trinity College de Oxford, de donde salió en 1580. Allí, convencido de la verdad del catolicismo, influyó en sus alumnos en que siguieran esa dirección, sin embargo, retrasó su reconciliación con la Iglesia hasta 1582, cuando, con otros cuatro hombres del Trinity se embarcó desde la Isla de Wight, pasó cerca de Cherburgo, hasta llegar a Reims, el 2 de noviembre. Recibido en la Iglesia cinco días después, fue ordenado subdiácono y diácono en Laon en 1583, y sacerdote en Reims el 24 de septiembre. 
Fue enviado a la misión inglesa el 29 de agosto de 1584. Consigue la reconciliación con la Iglesia, de sus padres y su tío (este último fue sacerdote católico en 1593), y luego voluntariamente aceptó el encierro en el castillo de York para ayudar a los prisioneros. Fue condenado por Isabel I, por ser sacerdote. Con él sufrió un laico, Robert Hardesty, que le había dado cobijo. Fueron beatificados por SS Juan Pablo II el 22 de noviembre de 1987.

Encarnación Gil Valls. Beata. (1888-1936).  
Martirologio Romano: En Ollería, en Valencia, beata Encarnación Gil Valls, virgen y mártir, que, portando la lámpara encendida, caminó vencedora hacia Cristo Esposo.
Nació en Onteniente. Renunció a la vida religiosa, para dedicarse al cuidado de un hermano sacerdote. Estudió Magisterio en Valencia y fue destinada a los pueblos de Albuixech y Beniarrés, donde realizó una gran labor como docente y cristiana comprometida. En Valencia tuvo contactos con las teresianas y con las reparadoras, a cuya congregación de Hijas de María perteneció. Ya en Onteniente, colaboró mucho con su hermano en las obras de apostolado, su hermano era coadjutor de la parroquia de San Carlos; perteneció a la Acción Católica y a otras organizaciones católicas; colaboró en la fundación del Patronato de la Niñez y dirigió la Escuela Nocturna Femenina de la Orden Tercera Franciscana, a la que ella pertenecía, y en la que realizó una gran obra de promoción social y religiosa de las jóvenes. Hizo cuanto bien pudo con una gran dedicación y entrega. Fue muy devota de la Eucaristía y de María. 
Llegada la revolución, permaneció al lado de su hermano; fueron apresados y murieron juntos fusilados en la noche del 24 de septiembre de 1936 en el Puerto de la Ollería, pero ella sola ha sido beatificada. Fue beatificada el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II.

José Ramón Ferragud Girbés. Beato. (1887-1936). 
Martirologio Romano: En Alcira, en Valencia, beato José Ramón Ferragud Girbés, padre de familia y mártir, víctima por Cristo en la persecución contra la fe cristiana.
Nació en Algemesí. Casado con Josefa Borrás y padre de seis hijos. Labrador. Su fe católica le llevó a estar presente en toda la lucha de la Iglesia por orientar a la clase obrera hacia el camino del progreso sin odio y sin revoluciones violentas. Fue excelente su acción en el Sindicato de Obreros Católicos y desde 1932 fue asesor de la Confederación de Obreros Católicos de Levante, y como tal dio multitud de charlas y conferencias por toda la región valenciana. Luchó contra las huelgas salvajes que manipulaban a la clase obrera. Era catequista de su parroquía y un gran propagandista de la prensa católica y llevó campañas para que se respetase el descanso dominical. Pertenecía a la Acción Católica.
Iniciada la revolución de 1936, hizo todo lo que pudo para evitar que fueran profanados los templos católicos. Fue detenido varias veces, hasta que por último fue encarcelado en el monasterio Fons Salutis. Con otros 19 compañeros fue fusilado en Alzira por ser católico. Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II.