21 de agosto de 2015

San JOSÉ DANG DINH (Nien) VIEN. (1787-1838).


Martirologio Romano: En la ciudad de Hung Yen, en Tonquín, san José Dang Dinh (Niêm) Viên, presbítero, mártir en tiempo del imperio de Minh Mang.

Nació en Tien-Chu, Tonkin. Hijo de una familia cristiana, estudió en el seminario de Luc-Thuy, conocido como la “Casa de Dios”. Fue ordenado sacerdote en 1821. Su primer destino fue la comunidad cristiana de Dong-Bai, donde ejerció su ministerio con rectitud y santidad.
Las cartas que envió a un catequista que estaba en Au-Lien fueron interceptadas y fue la causa de la orden de su arresto, que se ofreció una recompensa a quien lo delatara. Tuvo que huir de un lugar a otro sin sentirse seguro en ninguna parte a causa de los apóstatas convertidos en delatores; fueron dos parientes suyos quienes lo delataron, consiguió huir a una plantación, pero torturaron a un muchacho y al oir sus gritos, nuestro santo se presentó voluntariamente.
Lo condujeron a la ciudad de Hung-Yen, capital de la provincia septemtrional, que lo encadenaron y le añadieron una pesadísima canga. Se le ordenó que tradujese al vietnamita las cartas interceptadas, y no encontraron más delito del que era cristiano. Se le intimó a que denunciara el paradero del obispo san Jerónimo Hermosilla, pero él mantuvo silencio a pesar de la paliza que le propiciaron. Se le ofreció la libertad si pisoteaba la cruz, y se negó.
Los jueces le condenaron por escribir en una lengua distinta a la del país, y por ser cristiano, fue condenado a la decapitación. Fue llevado a Ba-Tóa, sus parientes delatores le pidieron perdon, y él les contestó que era Dios a quién tenían que pedir perdón y los abrazó emocionado. Se arrodillo, oró y fue decapitado. Los mandarines permitieron que su cuerpo fuera llevado a su pueblo natal, donde está enterrado.