15 de agosto de 2015

San JACINTO DE CRACOVIA. (c.1185 - 1257).


Martirologio Romano: En Cracovia en Polonia, san Jacinto, sacerdote de la Orden de Predicadores, que fue designado por santo Domingo para propagar la Orden en aquella nación y junto a los compañeros el beato Ceslao y Enrique el Germánico predicó el Evangelio en Bohemia y en Silesia

Se le conoce como el "apóstol de Polonia". Jacobo nació en el castillo Kamién de Silesia en el seno de una noble familia: los Odrowaz. Estudió en Cracovia, Praga, Bolonia y París hasta doctorarse en Derecho y Teología, apoyado por un tío suyo, Ivo, que era canónigo y que vio en él una vocación religiosa. En 1218, ingresó como canónigo del capítulo de la catedral de Cracovia. Fue ordenado sacerdote en París o Roma, una vez concluidos sus estudios, hacia 1217. 
Fue vicario general de la diócesis de Cracovia, regida por su tío Ivo. Su obispo dispuso que le acompañase a un viaje a Roma, junto a su hermano el beato Ceslao y sus compañeros Enrique de Moravia y Hermán el Teutónico, y allí quedaron atónitos ante las palabras de santo Domingo de Guzmán. Y fue tal la impresión que decidieron hacerse dominicos, y el mismo santo Domingo les impuso el hábito en 1220. Unos meses después, se creó la provincia dominica de Hungría y fueron enviados al norte para fundar nuevos conventos en Praga, Olmütz (Moravia), Polonia (lo hizo en la misma Cracovia), Prusia, (dando origen a la ciudad de Danzing), Suecia y Noruega, Rusia, Grecia, Bulgaria y Hungría (también se dice que viajó en misión apostólica por el Turquestán, el Tíbet y norte de China); predicó, durante 40 años, con gran fuerza taumatúrgica la unidad de todos los cristianos en torno al Pontífice y de la devoción a María. 
En el capítulo de la Orden de 1228 en París, Jacinto, gracias a su gran labor apostólica en nuevas fundaciones, se erigieron las provincias de Dacia, Tierra Santa y Grecia. Entre 1224 y 1236 fue misionero en Polonia y Rusia, donde se convirtió en prior de un monasterio de Kiev. Según cuenta la hagiografía dominica, que está plagada de leyenda, hizo huir a los tártaros que sitiaban la ciudad de Kiev, por medio de una crucifijo y una estatua de María. 
Se dice que curó la de ceguera a la hija del príncipe Vladimiro de Rusia, pero años después por razones políticas el príncipe le invitó a abandonar Kiev. Regresó a Cracovia en 1231, Después de dos años, visitó sus conventos entre los daneses, los suecos, los prusianos, los moscovitas y otras naciones. En 1257 regresó a Cracovia donde murió. Desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales. Patrón de Cracovia y Wróclaw (Breslau). La canonización de san Jacinto tuvo lugar en 1594 por el papa Clemente VIII.