23 de agosto de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Zaqueo. M. c. 116. 
Martirologio Romano: Conmemoración de san Zaqueo, obispo, que, según tradición, fue el cuarto sucesor de Santiago, hermano del Señor, en el gobierno de la Iglesia de Jerusalén.

S. Máximo
Santos Ciriaco y Arquelao. M. c. 235. 
Martirologio Romano: En Ostia del Tíber, santos Ciriaco y Arquelao, mártires.
Mártires junto con Máximo. Ciriaco era obispo, posiblemente de Ostia, Arquelao era presbítero y Máximo era diácono de Ostia, que fueron martirizados junto a un gran número de soldados cristianos, durante la persecución de Alejandro Severo en Ostia Tiberina. Algunos autores modernos colocan su martirio 20 años más tarde. 

cat. San Lorenzo
Santos Abundio e Ireneo. M. c. 259. 
Martirologio Romano: En Roma en el cementerio de San Lorenzo en la vía Tiburtina, santos Abundio e Ireneo, mártires.
Mártires en Roma. Según su "pasión", durante la persecución de Valeriano, los cristianos Ireneo y Abundio recogieron el cadáver de santa Concordia, les vieron y fueron anegados en las cloacas públicas. Pero el sacerdote san Justino extrajo sus cadáveres y los enterró en una gruta junto al protomártir san Lorenzo, en la vía Tiburtina. Valeriano murió cruelmente en manos del rey Shapor. Realmente murieron durante la persecución de Diocleciano. 

Santos Claudio, Asterio y Neón. M. 303. 
Martirologio Romano: En Egea, de Cilicia, santos mártires Claudio, Asterio y Neón, hermanos, que, según tradición, acusados por su madrastra de ser cristianos, fueron decapitados en tiempo del emperador Diocleciano y del prefecto Lysias.
Junto con Domnina y Teonila. Mártires. Eran hermanos y fueron acusados delante al magistrado de Egea de Cilicia por su madrastra, que esperaba heredar sus tierras; fueron crucificados, o según algunos autores, decapitados, en tiempos del emperador Diocleciano y siendo prefecto Lisias. No es cierto que las dos mujeres que están en este grupo hayan sido martirizadas con ellos; el nombre de Domnina ha sido erróneamente escrito como Donvina.  

San Lupo. s. IV. 
Martirologio Romano: En Novae (Sistov), de la Mesia Inferior, san Lupo mártir, que, según la tradición, alcanzó la libertad de Cristo al ser degollado.
Era un esclavo de Novae en Mesia (hoy Sistov en Bulgaria) que, según cuenta la leyenda, alcanzó el Cielo al sufrir el martirio al ser degollado por la espada.

Santa Tydfil. M. c. 480. 
Galesa, pertenecía al clan de san Brychán; fue asesinada por los invasores pictos o sajones en Merthyr Tydfil en Glamosganshire, mientras visitaba a su anciano padre. Se la venera en Merthyr Tydfil-Glamorgan. País de Gales.

San Justiniano de Ramsey (Iestín). s. VI. 
Nació en Bretaña y, muy pronto, emigró a Gales. Después de un cierto tiempo pasó a isla de Ramsey (Pembrokeshire) donde se encontró con Honorio y junto a él instauró en la isla la vida eremítica. La fama de Justiniano atrajo la atención de san David de Gales, que lo escogió como confesor. Fue asesinado, según algunos, por un siervo indisciplinados, según otros por algunos malhechores y por ello se le venera como mártir. Fue sepultado en tierra firme. Su vida está llena de leyendas.  

San Eugenio de Ardstraw. s. VI. 
Martirologio Romano: En Derry, en Hibernia (hoy Irlanda), san Eugenio, primer obispo de Ardstraw.
Irlandés, hijo de Caimeach de la estirpe real de Laeghaire Lorc; cuanto todavía era un niño fue secuestrado por los piratas junto con san Tigernach y Cairpre, primero los llevaron a Britania y después a Bretaña, donde fueron vendidos como esclavos y trabajaron en los molinos reales. Milagrosamente fueron liberados, Eugenio, después de estudiar durante algunos años en el monasterio de Rosnat, fundó, junto con Lochan y san Endeo, un monasterio en el condado de Wickolw donde estuvo durante 15 años.
Se trasladó a Irlanda septemtrional donde ayudó a san Tigernach, su antiguo compañero de esclavitud, a fundar el monasterio de Clones y después se marchó con sus discípulos a establecerse en Ardstraw, en el condado de Tyron donde fue elegido primer obispo de Ardstraw. Esta sede en 1254 fue transferida a Derry.  

San Flaviano de Autun. M. 610. 
Martirologio Romano: En Autun, de la Galia Lugdunense, san Flaviano, obispo, que brilló en tiempos del rey Clodoveo.
Propagador del evangelio en las Galias. Obispo de Autun y Rouen en tiempos del rey Clodoveo. En el sínodo de Orleans, regularizó la disciplina eclesiástica. Asistió a dos concilios en Orleans. 
La mayor parte de los historiadores lo identifican con el obispo de Autun, Flaviconus, recordado en la Vita de Eptadio de Cervon, contemporáne del rey Clodoveo. El electo episcopal lo sitúa en el 12º lugar, después de san Eufronio, que murió hacia el 475.

San Antonio de Gerace. s. X. 
Martirologio Romano: En el monasterio de San Felipe cercano a Locri en Calabria, san Antonio de Gerace, eremita.
De san Antonio, asceta basiliano calabrés, se tienen pocas y fragmentarias noticias. Contemporáneo de san Nilo de Rossano, fue penitente en el monasterio griego de San Felipe Argirò, en el territorio de Locri, junto con Nicodemo de Mammola y Jeiunio de Gerace. Su vida no se diferenció de aquellos ascetas griegos contemporáneos, caracterizada por el distanciamento de los bienes de la tierra, del espíritu de oración y del ardor de la penitencia. Tuvo dones taumatúrgicos en vida y después de su muerte. Está sepultado en la ciudad de Gerace.

Antonio "el Etiope". Beato. (c.1490 - 1550). 
Rocco Pirro dice de él: “Vir fuit supra modum humilis atque erga egentes fratres charitate insignis; ah Angelo Custode ante obitum diebus octo de hora mortis fuit praemonitus atque illi per hoc dierum octo spatio astitit." (Fue un hombre extraordinariamente humilde e insigne por su caridad hacia los hermanos necesitados. Ocho días antes de su muerte fue avisado por el Ángel Custodio de la hora de su muerte y fue asistido por él durante los ocho días). 
Nació en Barce de Cirene (Libia) en el seno de una familia musulmana. Fue apresado por las galeras sicilianas y desembarcado en Siracusa donde fue vendido como esclavo. Fue comprado por un cantero de Avola que lo envió a trabajar de pastor de sus cabras y ovejas. Este buen cantero le instruyó en el cristianismo y nuestro santo pidió el bautismo pidiendo como nombre el del santo del Padua. Desde entonces y durante 38 años que permaneció en este lugar fue un piadoso cristiano. El cantero cedió a sus nietos el esclavo libio, que por sus cualidades excepcionales, lo liberan.
Antonio marchó a Noto donde permaneció cuatro años. Luego se ofreció a los encarcelados y a los enfermos, después eligió la vida eremítica, como terciario franciscano, en Pizzoni de San Corrado Fuori le Mura. Periódicamente se acercaba a Noto para frecuentar los sacramentos y recoger las limosnas para los pobres. Consumado por la ascesis eremítica, por los años y la enfermedad rendió su alma a Dios. Fue sepultado con todos los honores en la iglesia. Realizó muchos milagros antes y después de su muerte. En el “Martirologio Franciscano” se le conmemora como beato.

Juan Bourdon (Protasio de Sées). Beato. (1747-1794). 
Martirologio Romano: En una nave anclada frente a Rochefort, en la costa de Francia, beato Juan (Protasio) Bourdon, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que encarcelado junto con varios sacerdotes en tiempo de la Revolución Francesa, procuró alivio a los compañeros de cautiverio, hasta que murió contagiado de la peste.
Nacido en San Pedro de Séez (Orne), hijo de Simón y María Luisa Le Fou. Ingresó en los Capuchinos el 26 de noviembre de 1767. Ordenado sacerdote fue secretario provincial, predicador, rector de santuario. Cuando vino la revolución francesa era Guardián de Sotteville, cerca de Rouen. Interviene a favor de los hermanos laicos ante la Asamblea nacional en 1790. Se niega a firmar la “Constitución Civil del Clero”
Condenado al destierro por haber celebrado la Misa sin permiso civil y tener en su poder textos no acordes con la revolución, es condenado a deportación a la Guayana, forzado a hacer un viaje de 34 días a pie, es embarcado en Rochefort en la nave negrera “Deux Associés”, donde sufre condiciones de vida atroces, y muere, probablemente de tifus, a los 47 años de edad; fue sepultado en la isla Madame.

Francisco Dachtera. Beato. (1910-1944). 
Martirologio Romano: En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, en Baviera, de Alemania, beato Francisco Dachtera, presbítero y mártir. Polaco de nacionalidad, en tiempo de guerra, destrozado por las atrocidades realizadas por los médicos sin consideración alguna a la dignidad humana, murió por Cristo.
Nació en Salno (Bydgoszcz), en el seno de una familia muy religiosa. Ingresó en el seminario diocesano metropolitano de Gniezno-Poznan y fue ordenado sacerdote en 1933. 
Fue vicario de la parroquia de la Virgen María en Inowclaw, pasando en 1935 a Bydgoszc, donde enseñó religión en el instituto. En este tiempo escribió un libro de texto titulado “La Doctrina de la fe”. Hombre dinámico y alegre, se volcó en ayudar a sus compañeros de prisión que lo llamaban “el pequeño querubín”. 
Estaba a punto de estallar la II Guerra Mundial cuando fue llamado como capellan militar, destinado al 62º regimiento de infantería, con el que debió marchar al frente. Pero pronto fue apresado (1939) y recluido en el campo de prisioneros de Rothenburg, destinado a los oficiales. Su condición de capellan militar no impidió para que fuera enviado al campo de concentración de Buchenwald en 1940, de donde pasó al de Dachau en 1942. Aquí será una de las víctimas de los llamados experimentos médicos que los nazis hicieron con los presos. Como consecuencia de estos experimentos murió.