20 de agosto de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Samuel. s. XI a. C. (Antiguo Testamento).
Martirologio Romano: Conmemoración de san Samuel, profeta, quien llamado por Dios, siendo aún niño, fue después juez en Israel y, por mandato divino, ungió a Saúl como rey de su pueblo, pero rechazado éste por su falta de fidelidad, confirió también la unción real a David, de cuya descendencia había de nacer Cristo.
Nació en las montañas de Efraín, después de un un hecho prodigioso ante la esterilidad de su madre Ana (1 Sam 2,7); creció al servicio del santuario de Silo. (1 Re 1-2). Luego fue mandado por Dios, como profeta (1 Sam 3, 9-10), a su pueblo y como el último Juez (1 Sam 7, 16), para designar al primer rey, Saúl (1Re 8,10) y sustituirlo por David. 
Según el profesor J. R. Flecha, “Samuel es al mismo tiempo y con pareja sinceridad, el profeta comprometido, el juez honesto, el orientador discreto”. “Fijad vuestro corazón en Yahvé, servidle a él solo y él os liberará” (1 Sam 7,3). 

San Zaqueo. s. I. 
El publicano del evangelio de San Lucas (19, 1-10). Vivía en Jericó y era el jefe de los recaudadores y muy rico, y al saber que Jesús, iba a la ciudad, como era pequeño de estatura se subió a un sicomoro, Jesús lo vió y se invitó a comer en su casa. Jesús comió con él, después de esta comida, se convirtió, y prometió devolver todo lo robado. “Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido”. Zaqueo se convierte en paradigma del discípulo que escucha a Jesús, lo acoge con alegría y lo sigue con generosidad y se convierte. Según la tradición se dice que fue obispo de Cesarea. 

San Amador. s. I. 
En 1166, un cuerpo incorrupto fue hallado en la Iglesia de Nuestra Señora de Rocamador y dio origen a la leyenda de "San Amador". La leyenda dice que es Zaqueo, y marido de la Verónica; después de la muerte de Cristo, el matrimonio se habrían embarcado en una barca que guiada por un ángel atravesó el estrecho de Gibraltar y recalaron en la desembocadura del Gironda, cerca de la Punta de Grave y del santuario de Soulac. Con el nombre de “amador” viajó a Roma y asistió al martirio de santos Pedro y Pablo. Al regresar a las Galias se enteró de la muerte de su esposa. Dicen que levantó el santuario a María de Rocamador en la región de Quercy. De él no se puede decir nada excepto que a partir del siglo XVII todos concuerdan en que era un anacoreta francés de la región de Quercy, de época desconocida. 

San Máximo de Chinón. M. c. 470. 
Martirologio Romano: Cerca de la fortaleza de Chinon, en el territorio de Tours, en Aquitania, san Máximo, discípulo de san Martín, que primeramente fue monje en el lugar de Ile-Barbe, cerca de Lyon, y posteriormente fundó un monasterio a la orilla del río Vigenne, en el que murió en edad muy avanzada.
La pocas noticias conocidas provienen de san Gregorio de Tours, que en su «De gloria confessorum» dedicó un capítulo (XXII) a este discípulo de san Martín de Tours, que, para ocultar su santidad, dejó la Turena donde había nacido y vivía, para ir como simple monje al monasterio de Île-Barbe, en Lyon. Pero incluso aquí la santidad de su persona atraía la atención de los habitantes de la zona, que no lo dejaban libre en sus oraciones y vida contemplativa; por lo que decidió volver a su tierra.
Atravesando el río Saona, su barca naufragó, pero Máximo pudo resguardar sus pertenencias sin dificultad, salvando incluso el libro de los evangelios, el cáliz y la patena que llevaba consigo. Vuelto a entrar en la Turena Aquitania, fundó y gobernó la abadía de Chinón (Vienne), en el que vivió santamente durante el resto de su vida.
San Gregorio de Tours cuenta que mientras el castillo de Chinon era asediado por los enemigos visigodos, el santo abad mediante sus intensas plegarias obtuvo una lluvia torrencial, ayudando así al pueblo de Chinon, que se había quedado sin agua. 

San Oswin. M. 651. 
Príncipe de Deira (una parte del reino de Northumbría) fue educado por san Aidán. En el 642 sucedió a san Oswaldo en el gobierno de Deira, pero reinó solamente nueve años porque fue asesinado por Gilling que seguía las ordenes de su primo Oswy. Se le venera como mártir. 

Santos LeovigildoCristóbal. M. 852. 
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos mártires Leovigildo y Cristóbal, monjes. Durante la persecución llevada a cabo por los musulmanes proclamaron espontáneamente a Cristo delante del juez, por lo cual fueron decapitados, recibiendo así la palma del martirio.
Leovigildo era natural de Elvira (Granada). Religioso en el monasterio de Santos Justo y Pastor en Fraga, en la serranía cordobesa. Discípulo de san Eulogio y emparentado con él, como Cristóbal, que era monje de San Martín de Hojana. Ante el martirio de san Aurelio, después de consultar a san Eulogio, salieron en defensa de los cristianos, denigraron al Islam y proclamaron el cristianismo como la única religión verdadera. tanto él como san Cristóbal fueron decapitados en la plaza pública de Córdoba. 

San Herberto Hoscam. M. c. 1181.
Inglés de nacimiento. Arzobispo de Conza en Avelino, Basilicata. En 1169 concedió a Roberto, obispo de Muro Lucano, la facultad de consagrar una iglesia en honor de san Martín. Estuvo presente, en 1179, en el III Concilio Ecuménico de Letrán; fue considerado un pastor ilustre por su santidad y doctrina. Patrón de la ciudad y diócesis de Conza.

Ladislao Maczkowski. Beato. (1911-1942).  
Martirologio Romano: En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, en Baviera, de Alemania, beato Ladislao Maczkowski, presbítero y mártir, que, polaco de nacionalidad, fue deportado en tiempo de guerra y defendió la fe, entre torturas de muerte, ante los enemigos de la dignidad humana y cristiana.
Nació en Ociaz (Ostrów Wieikopolski), Polonia. Ingresó en el seminario de Gniezno. fue ordenado sacerdote en 1937. Fue enviado como vicario a Slupy y en 1939 a Szubin como vicepárroco. 
Al llegar la guerra se fue con sus familiares para eludir el arresto, pero secretamente continuó con su ministerio pastoral hasta que se le pidió que se hiciera cargo como administrador de la parroquia de Lubowo, cosa que aceptó pese al peligro. Al poco tiempo, la policía secreta alemana le arrestó enviándole al campo de concentración de Sachsenhausen y luego al de Dachau. Su débil salud no soportó las durísimas condiciones del campo y murió de agotamiento dos años después.
Era persona devota y modesta, un poco introvertido, responsable y diligente en el cumplimiento de sus deberes. Fue beatificado el 13 de junio de 1999 por el papa Juan Pablo II.